Se llaman ADAM y son un un grupo de música electrónica formado por cinco chicas holandesas. Nunca habías oído hablar de ellas, pero han firmado uno de los mejores videoclips del año.

La idea es simple, pero demoledora: filmarse intentando cantar su último single Go to Go mientras tienen un orgasmo. El vídeo consiste simplemente en tres planos estáticos de las cantantes del grupo sobre un fondo negro. Con la base de la canción sonando de fondo, ellas cantan las partes vocales por encima. O, mejor dicho, lo intentan. Y es que, mientras tratan de afinar las notas y mantener la compostura, un vibrador las lleva poco a poco al clímax.

 

El concepto del vídeo va más allá de la curiosidad, ya que puede entenderse como una analogía del funcionamiento de la música de baile. Con el DJ pinchando canciones con subidones y bajadas hasta llegar al drop definitivo y con el público en la pista soltándose hasta perder el control. Su austera ejecución también es perfecta, dejando que toda la expresividad recaiga en los gestos de las chicas.

Hace años que el género del videoclip da signos de agotamiento. Pero ejemplos como este demuestran que solo se necesita una gran idea y un poco de buen gusto para seguir sorprendiendo. Aunque vayan vestidas de calle, el resultado es infinitamente más sexy que todos los videos de Rihanna ligera de ropa juntos.

Deja un comentario

Login