Al cierre de este mes, la Oficialía Mayor del Poder Ejecutivo publicará una convocatoria abierta para participar en la subasta de 250 unidades vehiculares, automóviles que ya no son útiles para la administración o que requieren inversiones superiores al 45 por ciento de su valor para volver a la circulación.
Julio César Pérez Rangel, titular de la dependencia, explicó que esta venta no implica que los autos vuelvan a ser incorporados a la circulación; sino que se entregan a la persona con una factura que indique que es “para su destrucción”. Asimismo, indicó que aún no se tiene un monto proyectado a captar derivado de esta subasta.
“Vamos a esperar el dictamen, se realiza un avalúo y el avalúo es el que determina el precio por kilo y esa va a ser la base de salida, y posteriormente en el proceso se esperarán las ofertas por parte de los oferentes que estén interesados en la adquisición de estas unidades, y quien ofrezca más será beneficiado de este proceso”.
Pérez Rangel indicó que este proceso de deschatarrización es continúo en la administración estatal y estas 250 unidades desincorporadas se concentraron en el Auditorio Josefa Ortiz de Domínguez y un corralón del Ejecutivo para ser movilizadas cuando sea necesario.
Finalmente, indicó que al eliminar estas unidades del padrón vehicular se registran ahorros en el rubro de mantenimiento. Lo que hacemos, dijo, es determinar automóviles que ya no son viables para la administración y se van desincorporando.
“En estos próximos meses, prácticamente a finales de enero y principios de febrero, se estará realizando esta publicación de la desincorporación de estas unidades y va a estar en los medios”.

Deja un comentario

Login