CIUDAD DE MÉXICO, 8 de enero.- El próximo 1 de febrero, día del Super Bowl XLIX, habrá dos batallas en el estadio de la Universidad de Phoenix… Una la deportiva, en el emparrillado entre el ganador de la Conferencia Americana contra su similar de la Nacional, y la otra será musical, con el show del medio tiempo siendo una sola la protagonista, Katy Perry, quien promete ofrecer un espectáculo que opacará y hasta humillará a su rubia colega Taylor Swift.
“Katy Perry está ensayando duro para su performance en el Super Bowl. Quiere que sea una fiesta y que sea recordado por siempre”, advirtó una fuente al portal Hollywood Life.
Al parecer, la rivalidad entre las estrellas del pop estadunidense se debe a que ambas tuvieron un noviazgo con el cantante John Mayer.
Lo curioso es que antes de Mayer fueron muy buenas amigas, pero de eso ya no queda nada, incluso el tema Bad Blood, de la rubia está dedicado a Perry.
“Por años, nunca supe si fuimos amigas o no. Pero ella venía hacia mí cuando se realizaban los premios, me decía algo y luego se retiraba. Luego, pensaba: ‘¿Somos amigas, o solo me insultó?’”, dijo Swift en una entrevista.
Otro de los conflictos que surgieron fue que Swift acusó a Perry de intentar sabotear uno de sus conciertos y de “robarle” a sus bailarines.
El pleito llegó a su nivel más alto cuando Mayer, el novio de Perry, dijo que Swift necesitaba un “trasero”, pero a la defensa de la cantante country salió Lorde, quien escribió en su cuenta de Twitter que él debería de hacer algo mejor con sus pequeñas “partes”.

Deja un comentario

Login