Un hombre que se encontraba varado en una carretera al suroeste de Uruguay se llevó la sorpresa de su vida al ver que el propio presidente José Mujica se detuvo para darle un “aventón”.

“Caminé un rato y en ese tiempo pasaron unos 25 o 30 autos y ninguno me paró, cosa que entiendo por cómo está la situación ahora”, contó el uruguayo al sitio web del diario El Observador.

Varios minutos después, una camioneta con chapa oficial y un auto que venía detrás pararon sobre la ruta, y su conductor le preguntó a dónde iba.

Acosta agregó que, al entrar al vehículo, reconoció al presidente, a su esposa y a su mascota. “Cuando subí dije: ‘A esta mujer yo la conozco’. Era Lucía (Topolansky, senadora y esposa de Mujica), con la perra Manuela y Pepe venía sentado adelante. No podía creer que el presidente me estaba llevando”, señaló.

El hecho sucedió el pasado 5 de enero y el joven Gerhald Acosta dio a conocer el hecho a través de las redes sociales, donde publicó dos fotos que le tomó dentro del vehículo a la pareja presidencial y el comentario “Los únicos que pararon, unos capos” (genios).

Deja un comentario

Login