El vídeo de estos genitales bailarines genera rechazo y adoración a partes iguales

La sociedad sueca está dividida, pero sobre todo estupefacta. El motivo son Willie y Twinkle, un pene y una vulva adorables que no pueden parar de botar. Son los personajes de una nueva serie de dibujos infantiles muy animados, Snoppen och Snippan: el canal SVT los ha creado paraentretener a niños y niñas de 3 a 6 años mientras les brinda educación sexual.

El pasado 8 de enero, Willie y Twinkle fueron presentados en sociedad a través de la página de Facebook del canal. Y estalló la polémica: a muchos padres les pareción inapropiado, indecoroso. Otros admitían que sus hijos no querían parar de bailarlo, la mayor parte de los internautas reía y escribía valoraciones positivas.

Y es que el autor del jingle no es otro que Johan Holmström, compositor de la melodía del archifamoso juego Candy Crush. Es decir, un genio de las melodías pegadizas. Este es el vídeo musical ha iniciado una discusión frenética en las redes de Suecia, un país muy abierto en materia de sexualidad, sobre la crianza y la moral. Acumula más de 4 millones de visitas.

“Moralpanik”

“¿Qué demonios? ¿Se supone que esto es educativo? Suerte que el siguiente canal es Dinney Channel”. “¡Dejad que los niños sean niños!”. Los comentarios y valoraciones en la página de Facebook dan cuenta de la disparidad de opiniones que generan los personajes. En Youtube, también:a 9.800 les gusta, a 4.600 no.

La fama repentina de Willie y Twinkle ha asustado a muchos padres: no creen que sus hijos deban ver cómo un pene y una vulva felices son amigos. De hecho, las denuncias en Youtube consiguieron que por unos días el contenido se restringiera a mayores de 18 años. Según Holmström, que está muy feliz con la viralidad del vídeo, el problema está en la representación gráfica de los genitales.

Caroline Ginner, jefa de proyectos del canal infantil UR, se mostró crítica con el escándalo suscitado: “Vamos a mantener el secreto que los niños tienen vaginas y penes hasta que tengan 18. Probablemente no notarán nada en sus pantalones antes de esa fecha, y una vez que lo hagan, estas cosas asquerosas se cubirián, con suerte, de culpa y vergüenza”.

Por su parte, Kajsa Peters, la productora ejecutiva del programa, intentó zanjar la polémica diciendo que la reacción había sido abrumadoramente favorable: “El objetivo de nuestros programas son los niños, y esperamos hacer más fácil para los padres hablar y explicar ciertas cosas”.

Lo cierto es que no deja de ser una canción que dice que las niñas tienen vulva y los niños pene. Otra cosa es si, realmente, ofrece un punto de vista educativo de la sexualidad: el pene lleva sombrero de copa y bigote, la vulva lleva un lacito y guiña el ojo con coquetería. Al final del vídeo, queda claro que se quieren gracias a un corazón.

Willie y Twinkle han sido sexualizados en base a roles de género y ofrece una visión infantilizada y poco natural de los genitales. El vídeo tampoco explica algunas cuestiones que los niños han advertido, como la hija de un columnista sueco: “¿Por qué Willie está hacia arriba?”.

Puede que todo sea una exageración y que estos dibujos animados hayan puesto de manifiesto la mojigatería de muchos ciudadanos suecos. Lo que es seguro es que ha gustado a mucha gente, en su mayoría adultos. Según Konbini, el jingle podría estar en Spotify pronto.

Por lo visto, los genitales no son aptos para niños

Deja un comentario

Login