El señor Hugo Solís Ibarra, jinete de caballos radicado en el municipio de El Marqués, compartió que por su propia cuenta logró identificar al menos 10 establecimientos que operan como rastros clandestinos en la capital del estado, particularmente en la zona de San José El Alto, donde podrían estar comercializando carne de animales robados.

Hay muchos rastros clandestinos en Querétaro, cuando hice mi investigación, encontré en una sola área que es alrededor del rastro municipal, que ese cuenta con todo, la sanidad para matar animales; pero alrededor de él, en un área de cinco a seis kilómetros hay por lo menos 10 rastros clandestinos a los cuales acudí, me entreviste con los dueños, obviamente todos negaron matar caballos robados”.

En entrevista, compartió que tras haber sufrido el robo de dos caballos con un valor superior a los 100 mil pesos cada uno, hace aproximadamente 10 días, se dio a la tarea de recorrer todos los rastros clandestinos que conoce para investigar por su propia cuenta si a alguno habían llegado sus animales para ser destazados y comercializados, pues las autoridades no han mostrado interés.

El jinete aseguró que es tanto el desinterés e ignorancia por parte de las autoridades judiciales, que a pesar de que logró dar con el delincuente y la persona que mandó por los caballos para comercializar su carne, no hicieron nada en el Ministerio Público, pues lo tomaron como un delito menor.

Al mismo tiempo, lamentó que la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado de Querétaro no esté haciendo su trabajo para erradicar y combatir este delito, pues refirió que durante el 2014 fueron cientos de caballos robados en diferentes rancherías y en la mayoría de los casos se interpusieron denuncias, mismas que hasta la fecha no han tenido continuidad.

Solís Ibarra compartió que entre sus planes está acercarse con la Unión Regional Ganadera de Querétaro para proponer hacer un censo estatal de caballos y marcarlos con la finalidad de que las autoridades puedan identificarlos, además que están planeando una segunda marcha pacífica para exigir respuestas a las autoridades del estado, misma que podría realizarse el 6 o 7 de febrero.

Finalmente invitó a la ciudadanía a involucrarse aunque no tenga el gusto por los caballos o no sea parte de las 10 mil personas a caballo que se estima existen en la entidad, pues advirtió que la carne de animal robado está llegando a los rastros clandestinos y a su vez, se comercializa hasta parar en las taquerías o hamburgueserías callejeras que están en la esquina de sus casas.

Nos debería apoyar todo mundo porque ellos se están comiendo esa carne, no saben si en los taquitos, en la hamburguesa, en todo lo que les venden en la calle, en el suadero puede ir esa carne, porque la carne de caballo está bien cotizado por eso, porque como la de res es carísima ahora se están yendo con la de caballo y pues para empezar son animales robada y es carne que no tienen ningún control de sanidad”.

Deja un comentario

Login