El conductor de la pipa que explotó en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, Carlos Chávez Hernández, fue puesto a disposición de un juez como responsable de los delitos de homicidio culposo y lesiones.

Salvador Alatorre y Julio César Martínez, los ayudantes que lo acompañaban, fueron puestos en libertad.

El agente del Ministerio Público indicó que el conductor de la pipa sufrió lesiones que le llevarán hasta 60 días en sanar.

Este sábado se celebró la audiencia de control de legalidad en una sala de oralidad del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.

El Juez de control se abstuvo de dictar la detención del acusado, debido a que éste aún convalece y es necesaria su presencia para comparecer.

El jueves pasado se registró una explosión en una pipa de gas que surtía a dicho hospital, provocando la muerte de tres personas y lesiones en 73.

Deja un comentario

Login