El semanario Voz de la Sierra publica la desaparición de una menor en Pinal de Amoles, presuntamente raptada de su escuela, la Secundaria General Ignacio Manuel Altamirano, desde el pasado miércoles 28 de enero.

Doña Claudia y Don Eder, padres de Claudia Columba Guerrero Reséndiz, explicaron a dicha publicación que su hija se encontraba en clases, y que alrededor de las 12:00 recibió una llamada de su ex novio, Mauricio N, de 17 años de edad.

De ahí, se desconoce su paradero. Sus amigos informaron que salió de la escuela (lo que parece inexplicable, dado que permanece cerrada de 8:00 a 14:00 horas).

Posteriormente, testigos aseguraron haberla visto en la comunidad de Camargo, en Peñamiller, bajando de un automóvil verde junto con su ex pareja. “A ella se le veía mareada y un tanto desorientada”, aseguraron.

Los mismos testigos narraron que en Camargo, el exnovio compró dos boletos para trasladarse a la capital del estado en un camión de Flecha Amarilla.

A las 17:00 horas, la abuelita de Claudia recibió una llamada en donde la menor pedía auxilio y decía que “no sabía donde estaba”, a lo que añadió que “Mauricio la había abandonado”.

La comunicación se cortó.

Una nueva llamada llegó a la Comandancia Municipal en Pinal de Amoles (donde se encontraban los padres). Al contestar, los oficiales oyeron la voz de la menor, en donde la chica pedía auxilio.

Cuando en Ciudad y Poder nos comunicamos con el señor Eder Guerrero, dio a conocer que la última vez que comunicó con su hija fue el mismo miércoles 28 de enero (el día de su desaparición). 

Negligencia en MP de Jalpan

Después de su última comunicación, los padres de Claudia, se dirigieron a las oficinas del Ministerio Público de Jalpan para levantar la denuncia correspondiente, esperando que se activara la Alerta Ámber.

Contrario a los métodos, en las oficinas jalpenses de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), les dijeron que sólo se podía iniciar una denuncia cuando la menor tuviera 72 horas desaparecida.

Esto es completamente falso. En la capacitación para medios de comunicación que dio la misma PGJ, indicaron a este reportero que la denuncia y la Alerta deberían iniciarse inmediatamente después de que el menor desapareciera, siempre y cuando se cumpliera con los tres requisitos (que sea menor de edad, que pudiera estar en peligro, y que los familiares contaran con una fotografía reciente).

Al verse imposibilitados de iniciar una averiguación previa, se comunicaron a las oficinas de la capital del Estado, en donde dio inicio la Averiguación.

Sin embargo, a 5 días de que la menor fue vista por última vez, aún no se activa la Alerta Amber.

Durante nuestra llamada con don Eder, nos relató que en todo este tiempo, no ha pasado un día en el que las autoridades los busquen para darles información sobre el caso.

“Si no les llamamos nosotros, no nos dicen nada”, relató el angustiado padre.

Deja un comentario

Login