Hot News

Existe una población de 300 especies jorobadas; se les puede observar hasta el 23 de marzo

Una de las experiencias más fascinantes al visitar Puerto Vallarta es el avistamiento de las majestuosas ballenas jorobadas, que año tras año recorren unos 25 mil kilómetros, desde el norte del Océano Pacífico hasta Bahía de Banderas.

Su estancia en esta región es de aproximadamente tres meses, de diciembre a marzo, ya que en las aguas cálidas y poco profundas de la costa mexicana hallan el lugar perfecto para aparearse, dar a luz y criar a sus ballenatos.

Este mamífero, también conocido como yubarta o gubarte (Megaptera novaeangliae), es una de las especies más grandes del mundo, pues en su edad adulta llega a medir de 12 a 16 metros de longitud y adquiere un peso cercano a los 36 mil kilogramos.

Las visitas guiadas iniciaron el pasado 8 de diciembre de 2014 y terminarán el 23 de marzo próximo.Se hacen a bordo de una embarcación diseñada para observarlas. Las salidas son diarias, de 08:00 a 12:00 horas y de 13:00 a 17:00 horas, y se invierte un tiempo cercano a las cuatro horas.

Las ballenas jorobadas, a las cuales se les llama así por la curvatura que hace su cuerpo cuando se sumergen al agua, se hallan en todos los mares del mundo, pero hay tres grandes súper poblaciones: la del norte del Pacífico, sur del Pacífico y norte del Atlántico.

“Tras 11 o 12 meses de gestación, vienen a México para tener a sus crías y entrenarlas, y las que no están preñadas viajan para aparearse”, indicó el especialista, quien suma 25 años de experiencia de estos animales marinos.

“Aunque nosotros sintamos el agua fría, lo cierto es que el mar de Bahía de Banderas es cálido y benéfico para que sus ballenatos crezcan y se pongan fuertes a fin de emprender su primer viaje hacia las zonas de alimentación, y el cual es el más peligroso de toda su vida”, indicó.

Lo es debido a que en su regreso, que tiene una duración aproximada de un mes hacia California y Alaska, se enfrentan no sólo a las inclemencias del tiempo, sino también a los depredadores naturales como la orca y pseudo orcas.

“Desgraciadamente el humano también está implicado en esto, pues aunque está prohibida la caza de ballena, en muchos lugares se practica; asimismo, el tráfico marítimo les causa daño”

Deja un comentario

Login