La garrapata, parásito comúnmente asociado con los perros, también tiene efectos adversos en humanos. Aunque de por sí no transmite enfermedades de forma directa, sí transporta bacterias que producen entre otros, la enfermedad de Lyme, Tularemia o diversos tipos de fiebre. A esta lista se suma además, el hecho de convertir a personas carnívoras de toda la vida en vegetarianos.El inusual problema fue descubierto hace pocos años, pero va en aumento a medida que estos ácaros se propagan del suroeste hacia el este y otras partes de Estados Unidos. En algunos casos, comerse una hamburguesa o un bistec ha mandado a personas al hospital con graves reacciones alérgicas.
La culpable es la garrapata Lone Star, nombrada así por el apodo que recibe Texas, un estado famoso por sus asados. La garrapata ahora se encuentra en todo el sur y el este de Estados Unidos.
La explicación es la siguiente: el insecto tiene un azúcar que los humanos no poseen, llamado alfa-gal. Esa azúcar también se encuentra en la carne roja, res, cerdo, venado y conejo; e incluso en algunos productos lácteos.
Pero una mordedura de la garrapata ocasiona una respuesta del sistema inmunológico, y ese estado de alerta, el cuerpo considera la azúcar que la garrapata transmitió a la piel como una sustancia extraña, y produce anticuerpos para combatirla. Eso puede provocar una reacción alérgica la próxima vez que la persona coma carne roja y la azúcar entre a su cuerpo.

Deja un comentario

Login