El nuevo cardenal mexicano, Alberto Suárez Inda, teme que caso Iguala, pueda ser usado para provocar una insurrección en México.

“Yo percibo que hay una cierta manipulación política, e interés de algunas personas, que se aprovechan del dolor de los padres de familia para querer provocar una insurrección”, dijo.

Este domingo, el arzobispo mexicano de Morelia, Michoacán, en una ceremonia en la Basílica de San Pedro del Vaticano fue elevado al cardenalato.

De acuerdo con la corresponsal de Reforma en Roma, Italia, Irene Savio, el religioso opinó esa actitud es dañina para México.

“Pero, no debemos llegar a eso (a la insurrección), pues no lograremos nada con ese desconocimiento y descalificación de las autoridades, las cuales pueden tener alguna responsabilidad pero no directamente”, dijo,

En rueda de prensa, destacó que también la Iglesia desea que se haga luz sobre el ataque a los estudiantes de Ayotzinapa ocurrido el pasado 26 de septiembre, que dejó 6 muertos, 17 heridos y 43 desaparecidos, quienes, de acuerdo con las autoridades están muertos.

“La visita (el pasado 22 de diciembre) del nuncio (Cristophe Pierre), junto con el arzobispo de Acapulco (Carlos Garfias Merlo), a la escuela normal de Ayotzinapa fue un gesto positivo, de cercanía con los que sufren, y también manifiesta un deseo de que las cosas se aclaren, que se hable con la verdad”, dijo.

Asimismo, dijo que derivado del caso de Iguala, la posición de la Iglesia se ha mantenido en una línea de libertad, de defensa de los Derechos Humanos y reconocimiento del dolor de los padres de las víctimas y de la gravedad del crimen.

“Sin embargo, creo que se mantiene una relación normal y sana, en particular con el Gobierno federal”, subrayó.

Cuestionado sobre la corrupción, Suárez Inda criticó a los políticos que abusan de sus puestos de trabajo y, a veces, roban e incluso matan.

Deja un comentario

Login