17 gobiernos estatales utilizaron el recurso destinado para fortalecer la seguridad “en otras cosas” pero son Veracruz y Nuevo León los que tienen los desvíos más altos.

              La revisión de la Cuenta Pública 2013 sigue dando muestras del errado ejercicio del presupuesto público y donde los gobiernos estatales no son la excepción ya que el presupuesto para la seguridad se utilizó para otros propósitos.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que 17 gobiernos estatales triangularon 394 millones de pesos del Mando Único Policial para pagar deudas o adquirir bienes que no correspondieron a la creación de policías acreditables.

Juan Manuel Portal, titular de la ASF, explicó que “en muchos de los estados ese dinero se toma y se aplica para otras cosas”. Los estados que emplearon el recurso para otras cosas son Querétaro,Guerrero, Veracruz, Campeche, Jalisco, San Luis Potosí, Michoacán, Chiapas, Coahuila, Sinaloa, Quintana Roo, Nuevo León, Tamaulipas, Oaxaca, Tlaxcala, Sonora y Estado de México.

Estos estados habrían cometido un probable daño o perjuicio a la cuenta pública por un monto general de 394 millones 43,511 pesos que debió utilizarse para el fortalecimiento de sus instituciones de acuerdo con el programa del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Mientras que el gobierno de Michoacán retiró 50 mil pesos sin especificar el destino de los recursos, el de Querétaro realizó pagos de impuestos estatales por un monto de 3,536,00 pesos, lo cual no está considerado en los lineamientos.

En el caso del Distrito Federal adquirió 13 vehículos tipo pick up, equipados como patrulla y con sistema de videograbación que no funcionaba.

Sin embargo, de los 394 millones 43,511 pesos con irregularidades, los estados de Veracruz y Nuevo León son los que tienen los montos más altos. El estado gobernado por Javier Duarte transfirió recursos por 114,625 pesos a otras cuentas bancarias. En general, se precisa que el gobierno de Veracruz utilizó 41 millones 195,011 pesos.

En el caso de Nuevo León 40 millones 177,490 pesos corresponden a recursos no devengados y 1 millón 14,960 pesos por concepto de rendimientos financieros no reintegrados a la Tesorería de la Federación.

La tercera entidad con el monto más alto de irregularidades es Coahuila con 33 millones 633 mil 207 pesos.

 

Con información de El Economista

Deja un comentario

Login