El costo del nuevo avión presidencial se incrementó en más de 239 millones en solo un año, al pasar de 6 mil 308 millones a 6 mil 547 millones de pesos

Con motivo de la revisión de la Cuenta Pública, la Secretaría de la Defensa Nacional(Sedena) inició un procedimiento administrativo de investigación sobre presuntas irregularidades en la adquisición del avión presidencial.

Debido a que el costo total de la aeronave ascendió a 6 mil 547 millones de pesos, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) exigió a la Sedena determinar si funcionarios de la dependencia incurrieron en alguna falta.

La compra del avión tipo Boeing B-787-8 fue “cerrada” por la Sedena de manera unilateral, a pesar de que siete meses antes otras dependencias habían decidido adquirir otro modelo, el B-787.

La conducta de los funcionarios que elaboraron el proyecto de adquisición deberá investigarse puesno aportaron elementos técnicos y económicos suficientes para acreditar la selección de la aeronave ni para la evaluación del proyecto de inversión.

Siete meses antes de la adquisición del Boeing 787-8, la Fuerza Aérea Mexicana, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Banobras y el proveedor del avión se habían reunido para adquirir el modelo B-787.

La Sedena dio inicio al procedimiento administrativo DE/496/2014SFP para deslindar responsabilidades.

El costo del nuevo avión presidencial se incrementó en más de 239 millones en solo un año, al pasar de 6 mil 308 millones a 6 mil 547 millones de pesos.

Con información de La Jornada

Deja un comentario

Login