Quien será la nueva titular de la PGR, Arely Gómez González, ha recibido más

ataques por sus lazos familiares con ejecutivos de Televisa que críticas a su

capacidad para ocupar un cargo tan complejo como el mencionado.

Proceso dice que la PGR pasa a manos de Televisa.

Julio Hernández en La Jornada dice lo mismo. Y agrega que tiene parentesco

con el político retirado y en pleno olvido Patrocinio González Blanco Garrido.

Carmen Aristegui y sus comentaristas en MVS radio “recuerdan” a su

auditorio de escucha que Arely Gómez es hermana del vicepresidente de

Televisa Leopoldo Gómez.

Otros antipeñistas de oficio caminan por la misma senda.

Son los mismos que a la par de las críticas de ser gente de Televisa a la

inminente nueva procuradora Arely Gómez, aseguran temerariamente que la

captura de la Tuta fue una mascarada para tapar y distraer de la atención

pública el “problema” del muerto de la CETEG en Acapulco.

No hay imaginación, que provenga de investigaciones periodísticas recientes,

en las mencionadas críticas a la senadora con licencia Arely Gómez.

Son las misma gata y hasta sin revolcarla mucho.

Sin actualizarse, los antipeñistas de oficio se tornan reiterativos,

desorientadores y finalmente aburridos.

Tienen más de seis años diciendo que Peña Nieto es un invento de Televisa.

Desde ese tiempo los críticos de Peña Nieto y todo lo que lo rodea, no

presentan un nuevo análisis para sus lectores o audiencias electrónicas,

sobre la evolución del gobierno, o involución si así lo quieren seguir viendo,

en donde nuevos elementos como la captura de La Tuta o la creación del

Sistema Nacional Anticorrupción.

Y en ese contexto ver, como un elemento nuevo de trabajo, la designación de

Arely Gómez González como nueva titular de la PGR una vez que sea

ratificada por el senado para que ocupe el cargo.

La señora no es culpable de tener lazos de parentesco con altos ejecutivos de

Televisa. Esa no culpabilidad no implica que la señora Arely Gómez reniegue

de su familia o tenga que considerarlos “incómodos”, para no salirnos del

nuevo léxico político acuñado apenas hace dos décadas.

Algunos medios del antipeñismo galopante dijeron que el trabajo de Arely

Gómez en la PGR sería resolver el caso Ayotzinapa.

Semejante despropósito, el de enclaustrar en un solo caso la acción de la

PGR, conllevaría la libre acción de delincuentes sumamente peligrosos que

trascienden, geográfica y dimensionalmente, a los grupos de Los Rojos o Los

Guerreros Unidos.

¿Con la captura de La Tuta se terminó el combate contra la delincuencia

organizada en México?

Por supuesto que no.

La guerra iniciada por Felipe Calderón aún tiene episodios ocultos muy

tenebrosos que la PGR a cargo de Arely Gómez tiene que descubrir para

poder realizar una tarea de estabilización de nuestra seguridad pública a la

altura del riesgo en que nos pusieron a los ciudadanos las complicidades de

Felipe Calderón y quienes fueron sus funcionarios, con connotados miembros

del crimen organizado.

Y a eso hay que sumar los pendientes que representan en México para la

seguridad pública los femenicidios, la extorsión, el secuestro, los robos a la

alta escuela que están proliferando en los centros comerciales más caros del

país, la evasión fiscal que tiene la PGR que combatir coordinadamente con la

Secretaría de Hacienda, por citar lo que pudiera ser más relevantes de la lista

de pendientes que aguardan a Arely Gómez.

La inminente nueva titular de la PGR no tiene que pedirle a nadie el beneficio

de la duda por el hecho de tener los lazos de parentesco mencionados con

ejecutivos de Televisa.

Si Joaquín López Dóriga fue el primero en anunciar que Murillo Karan dejaría

la PGR, dato que yo no puedo dar como cierto porque n he realizado un

análisis de tiempos en que los diferentes medios de comunicación dieron o

adelantaron la noticia, es a final de cuentas un logro más de la indiscutible

intuición reporteril de López Dóriga y punto.

El reto de Arely Gómez González al frente de la PGR es muy grande. Casi

formidable.

Su tarea está mucho más allá de convencer a los antipeñistas que ella no es

una empleada de Televisa.

Su nueva tarea pone en riesgo hasta su propia integridad física.

Cosa que deseamos jamás ocurra.

EN TIEMPO REAL.

1.- Malos tiempos se vienen para el candidato del PAN a la gubernatura de

Querétaro, el calderonista Francisco Domínguez. No están cerrados capítulos

como el ordenamiento de ductos de PEMEX que implica a los gasolineros

queretanos Rodríguez Bogglio. Ni el caso de las relaciones del “H” capturado

en San Miguel Allende con muy cercanos amigos al senador con licencia y

ahora aspirante a la gubernatura de esa entidad. A final de cuentas, parece

que Francisco Domínguez no alcanzó a tapar todos los pendientes peligrosos

que dejó en el pasado muy reciente con sus “amistades” y acciones

comprometedoras.

2.- Sin duda una de las candidaturas plurinominales del PRI que sorprendió a

Carmen Aristegui fue la de la madre de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre,

Guillermina de la Torre Malvaéz. La persecución mediática de la periodista de

MVS sobre el polémico personaje, que lleva ya casi medio año sin que le

hayan probado en firme y de manera documentada todavía nada al polémico

ex dirigente, no fue obstáculo para que la madre del perseguido fuera

integrada por el PRI a sus listas pluris. Y es que los Gutiérrez de la Torre,

siguen siendo una corriente muy numerosa en el DF que sobrevivieron a la

marginación que siempre les hicieron Beatriz Paredes y su grupo afín.

3.- Muy bien se vio el canciller mexicano José Antonio Meade al reunirse con

el saliente mandatario uruguayo, el gran personaje político que es José

Mujica, por espacio de dos horas en un modesto restaurante de la capital

charrúa, por cierto muy cercano al domicilio de Pepe. Ahora a Meade le falta

realizar una operación cicatriz con el Vaticano porque si deja esa tarea en

manos del atorrante embajador de México ante la Santa Sede, Mariano

Palacios Alcocer, lo menos que puede pasar es que excomulguen al canciller.

4.- Llega como nuevo delegado de la SEGOB a Michoacán Florentino Coalla,

quien fuera el brazo derecho del ex comisionado Alfredo Castillo. Por cierto

se insiste en que Alfredo Castillo sustituirá muy pronto en la CONADE al gris

clavadista Mena.

 

José Luis Camacho Acevedo.

Deja un comentario

Login