Después de vivir días aciagos por la rebeldía de los partidos que reclamaban

demasiada permisividad al PVEM en materia de propaganda, (espectaculares,

promos en radio, tv y cine todos ellos oportunistas y mentirosos) el INE QUE

ENCABEZA Lorenzo Córdova, parece que ha negociado lo necesario para salir

de la crisis.

Una decisión clave para destrabar el conflicto que representó la retirada del

Consejo de siete partidos políticos, fue la remoción de Alfredo Cristalinas,

señalado como muy cercano al consejero filo priísta y pevemista, Marco

Antonio Baños, y que será sustituido, Cristalinas, por el contador Eduardo

Gurza Curiel.

Dijo el cuestionado Baños que efectivamente “hay una crisis y un conflicto

que se tiene que resolver con los partidos políticos, pero dejó en claro

que los consejeros electorales no pueden ser arrinconados y votar en

el sentido que quieran los partidos.”

Y en ello tiene toda la razón.

Los partidos políticos mexicanos le cuestan mucho dinero a los

ciudadanos como para que por intereses facciosos no cumplan con las

obligaciones que les dicta el reglamento.

Hasta ayer el único partido que se negaba a regresar a la mesa del Consejo

General del INE era MORENA.

Y esa actitud del partido propiedad de Andrés Manuel López Obrador era

esperada. El tabasqueño insiste en que él no cree en las instituciones,

aunque si las reconoce a la hora de que sus personeros van a cobrar las

prerrogativas.

Lorenzo Córdova está sufriendo las consecuencias de los despropósitos que

se cometieron en el pasado inmediato cuando encabezaba el Consejo

General el timorato Leonardo Valdés Zurita, quien nunca pudo responder con

firmeza y con la ley en la mano a los reclamos de MORENA en el 2012

cuando llevaron como pruebas del “fraude” electoral pollos, chivos y gallinas.

Afortunadamente para la sociedad todo indica que las aguas en el INE

volverán a su cauce y que el primer domingo de junio culminará

pacíficamente el proceso electoral en marcha.

En otras latitudes la guerra sucia en las campañas que se libran en gran parte

del territorio nacional, se está tornando cada vez más radical.

A la falta de propuestas de los candidatos surgen las malas artes de la política

de cañería.

El lunes pasado la empresa Quadratín, que alcanzó su mayor crecimiento en

el gobierno de Leonel Godoy, y La Voz de Michoacán, difundieron una

encuesta presuntamente realizada por la empresa Parametría que dirige

Francisco Abundis, quien es muy serio en la elaboración de sus trabajos.

En dicho sondeo el perredista Silvano Aureoles encabezaba las preferencias

electorales en Morelia, lugar donde se levantó la encuesta de referencia.

Parametría de inmediato emitió un comunicado en el que desmentía la

versión de que ellos hubieran levantando la encuesta.

Mientras en Sonora la candidata del PRI a la gubernatura, Claudia Pavlovich,

sigue recibiendo fuego amigo de parte de Ernesto Gándara y Antonio

Astiazarán, sin que ello le impida seguir realizando una intensa campaña

proselitista ante un competidor serio como el panista Javier Gándara.

En Querétaro el fuego amigo es entre panistas. El grupo de Gustavo Madero

y Ricardo Anaya siguen haciendo el vacío al candidato azul Francisco

Domínguez.

Francisco Domínguez tiene un pasado muy controvertido por sus personales

relaciones con personajes como los hermanos Rodríguez Bogglio, los

personeros del “H” capturado en San Miguel Allende y los dirigentes de la

Caja Popular Libertad.

Y con todo lo que ello puede tener de verdad, la dirigencia nacional panista y

Ricardo Anaya han dejado solo a su candidato al gobierno.

En Guerrero los perredistas siguen aguantando el lodazal que les lanzan

desde Movimiento Ciudadano, política de cañería de la que es consumado

especialista Dante Delgado.

En Nuevo León el PAN sigue sin conciliar al integrante de la mafia sanpetrina,

José de Jesús Cantú con el grupo casinero que pretendía llevar a la

candidatura al gobierno a Margarita Arellanes. Se están dando con todo los

panistas de Nuevo León que como recurso desesperado tratan de poner

como candidato emergente Fernando Elizondo, pero el ex gobernador

simplemente ya no quiere nada con el que fue su partido.

En San Luis Potosí sale del PRI su ex dirigente estatal, Fernando Pérez

Espinoza, el Calolo y es postulado por la coalición PRD, PT y Conciencia

Popular para enfrentar al candidato del gobernador Fernando Toranzo,

calificado como el peor de los nueve estados en donde se renovará el

Ejecutivo, Juan Manuel Carreras.

Pues la democracia mexicana camina en el proceso electoral en marcha

sumido en detracciones, defenestraciones, deserciones y golpes al por

mayor.

Bienvenidos al cambio democrático de México.

EN TIEMPO REAL.

1.- Buena aceptación ha tenido en Tlalnepantla la postulación a la alcaldía de

la priísta Denisse Ugalde. Es un cuadro del tricolor tiene un alto índice de

aceptación popular. Lleva como compañero de fórmula en calidad de

suplente al experimentado Alfredo Martínez, quien ha trabajo intensamente

en realizar los amarres necesarios para que el PRI siga manteniendo la

presidencia municipal de Tlalnepantla.

2.- El empresario petrolero Ramiro Garza Cantú, que tiene fama de ser los

más honrados dentro del medio, sobre todo después del cochinero que dejó

Oceanografía, puede tener problemas por la versión que existe que una de

sus plataformas ha estado inflando precios en sus trabajos para PEMEX. Un

nuevo crucigrama para el director de PEMEX Emilio Lozoya.

3.- Pues el gobierno, a través de la secretaría de hacienda, inyecta 600

millones de pesos para tratar de resolver el caso FICREA. Luis Videgaray debe

ponerse a meditar muy en serio en la remoción tanto de Mario de Constanzo

, titular de la CONDUSEF, y sobre todo de Jaime González Aguadé, presidente

de la CNVB, quien está rodeado de una mafia que desde hace más de 15 años

maneja en contubernio con la federaciones de ahorro popular, a todas las

instituciones de crédito conocidas anteriormente como cajas populares.

Ambos son un peligro para Videgaray.

Deja un comentario

Login