Al principio de su liderazgo, Omar anbaba con 30 guardaespaldas, un cuerno de chivo, whisky Bucchannas y trajes de marca.

Con poder y dinero, producto del crimen organizado, pues Omar Treviño Morales, el “Z-42”, se dio una vida de lujo, lo que terminó llevándolo a su ocaso.

El líder de “Los Zetas” fue detenido ayer en una residencia de San Pedro Garza, Nuevo León, el municipio más rico del país.

Su situación contrasta con “La Tuta”, quien siendo líder máximo de los “Caballeros Templarios” vivía en la miseria. Escondido en la sierra, en cuevas y en una alejada finca rodeada de montañas.

Pero, bueno, el capo dijo que se rodeó “de pendejos”, quizás no lo supieron esconder.

Fuentes federales dijeron a El Universal que el  “Z-42” dejó un rastro que las áreas de inteligencia aprovecharon y es la compra de regalos para su pareja sentimental y de accesorios, y ropa de marca para él.

Esas pistas fueron clave para localizar al narcotraficante que se volvió un blanco prioritario hace 18 meses, y se desplazaba desde Nuevo Laredo, Tamaulipas, a Piedras Negras, Coahuila, o en diversas regiones de Nuevo León para mantener el control de sus células.

Y es que en la residencia predominaban las bolsas de compras del Palacio de Hierro y de marcas como Luis Vuitton, una de las favoritas de Treviño Morales y de su pareja sentimental.

Además, al principio de su liderazgo, Omar anbaba con 30 guardaespaldas, un cuerno de chivo, whisky Bucchannas y trajes de marca.

Según El Universal, Morales pasaba como un empresario que constantemente hacía compras y no le gustaba que algún vecino buscara hacia el interior de la casa cuando el portón se abría.

Cuando hace relajó su seguridad, hace 6 meses, adoptó un perfil más bajo, con menos equipo de seguridad, y se fue a vivir a una zona residencial del municipio de San Pedro Garza García, donde tenía una relación que le generó cuantiosos gastos que su operador financiero Carlos Arturo Jiménez Encinas atendió, lo que se hizo más visible para las autoridades.

De acuerdo con el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, tras la ruptura de “Los Zetas” con el cártel del Golfo en 2010, los hermanos Treviño Morales se aliaron con Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca”, lo que le permitió a Óscar Omar Treviño ser coordinador financiero y administrador general de la organización delictiva un año después.

Fue capturado a partir de seguir a Jiménez Encinas, quien se encargaba de las finanzas del cártel, y visitaba distintos domicilios en el estado de Nuevo León.

“En paralelo, se contaba con información de que Omar Treviño Morales se mantenía en una zona de movilidad que comprendía la región fronteriza de Nuevo Laredo hasta Piedras Negras y algunos municipios de Coahuila en las regiones Desierto, Carbonífera y Cinco Manantiales”, dijo Rubido.

Detalló que se coordinaron dos operativos simultáneos. “El primero de ellos, poco después de las 3:00 horas, en el cual se capturó sin un solo disparo a Omar Treviño, en las inmediaciones de la calle Vía Colatina, de la colonia Fuentes del Valle, en el municipio de San Pedro Garza García, cuando se disponía a ingresar a su domicilio”.

Y en el segundo operativo, en la calle San Agustín, Jardines del Campestre, del mismo municipio, se detuvo al operador Jiménez Encinas, de 42 años y originario de Monclova, Coahuila.

Deja un comentario

Login