He analizado diferentes encuestas. El PAN parece casi seguro ganador en cuatro estados en los que habrá elecciones de gobernador:

1.- Baja California Sur, con Carlos Mendoza. Podría el priista Ricardo Barroso dar la sorpresa, pero la verdad de las cosas es que, ahora mismo, está muy lejos de su rival panista.

2.- Querétaro, con Francisco Domínguez. El priista Roberto Loyola empezó con ventaja, pero la perdió y cada día se rezaga más.

3.- San Luis Potosí, con Sonia Mendoza. El PRI no tiene ninguna posibilidad.

4.- Michoacán, con Luisa María Calderón. El perredista Silvano Aureoles, el gran favorito, se hundió víctima de las terribles crisis del PRD.

Por su parte, el PRI según las mismas encuestas ganará en los siguientes estados:

1.- Nuevo León, con Ivonne Álvarez. Su principal rival no es el panista Felipe de Jesús Cantú, sino el independiente Jaime “El Bronco” Rodríguez. Estos dos dividen el voto anti PRI, lo que garantiza la victoria de Ivonne.

2.- Colima, con José Ignacio Peralta. Es el priista que ganará con menos dificultades.

3.- Guerrero, con Héctor Astudillo. En este estado, donde el PAN no existe, la izquierda se acabó con la tragedia de Iguala-Ayotzinapa.

4.- Campeche, con Alejandro Moreno Cárdenas. La ventaja del priista es enorme. Ha crecido la candidata de Morena, Layda Sansores, que ya está en segundo lugar. Pero no se ve como podría la izquierdista crecer todo lo que necesita para ponerse realmente en competencia.

Solo hay una elección de gobernador (o gobernadora) en la que no se puede hablar de un claro ganador, la de Sonora.

Hace un mes parecía todo decidido a favor del panista Javier Gándara. Pero la priista Claudia Pavlovich ha logrado acortar bastante la distancia.

La ventaja de Gándara llegó a ser de más 15 puntos. Ya no es así. En las últimas encuestas realizadas en vivienda supera con menos de 9 puntos a Pavlovich. Y esto no es lo relevante, sino lo que se lee en encuestas telefónicas aplicadas en estos días: empate.

Este jueves, alrededor de las diez de la mañana, el Gabinete de Comunicación Estratégica publicará un estudio. No conozco el resultado, pero supongo que más o menos ubicará en el mismo nivel al candidato del PAN y a la candidata del PRI. No tiene por qué ser diferente a otros sondeos de ese tipo que circulan en forma privada.

Entiendo que las encuestas telefónicas no son las mejores, pero sirven para entender hacia dónde se dirige una elección. Y claramente, como dice el análisis de Parametría (Gándara con 8 puntos de ventaja sobre Pavlovich), el electorado de Sonora está dividido en dos mitades, una panista y la otra priista.

Estuve la semana pasada en Hermosillo. Tuve la oportunidad de platicar, por la mañana, con Javier Gándara, y por la tarde con Claudia Pavlovich.

El señor Gándara me causó una excelente impresión. Inteligente, con experiencia, audaz, perfectamente informado, articulado, trabajador. Sería un candidato imbatible si Guillermo Padrés fuera nada más un gobernador malo. El problema es que Padrés debe ser considerado el peor gobernador mexicano de la actualidad. Es tramposo, corrupto, ineficaz. No es culpa de Gándara, pero militan en el mismo partido. Si Javier Gándara quiere recuperar la ventaja enorme que llegó a tener, deberá deslindarse con toda claridad de Padrés, e inclusive denunciarlo.

Claudia Pavlovich no cuenta con la experiencia de Javier Gándara y quizá su discurso no es tan estructurado como el del panista, pero es una mujer inteligente, muy audaz, trabajadora sin duda y con una sobresaliente capacidad para aprender. Tiene una ventaja la señora Pavlovich, se atreve, rompe moldes, se sale de los esquemas tradicionales. No parece priista, de plano no, sino candidata ciudadana. Tal vez se ha excedido en sus ataques a Gándara, que no ha respondido ninguno. Personalmente las campañas negativas no me gustan, o no para que las ejecuten los propios candidatos. Pero es parte del atractivo de Pavlovich, se arriesga sin fijarse en los grupos de enfoque y otras tonterías que paralizan a candidatos y candidatas.

Creo que no necesita golpear a Gándara. Más bien, Pavlovich debe prepararse para debatir con un panista con argumentos y propuestas. El debate que se organice será fundamental para terminar de cerrar la elección, o bien para regresarle a Gándara la ventaja enorme que ya tuvo.

Contra lo que se pensaba hace todavía un mes, la elección más interesante es la de Sonora. Pronto se sabrá si Pavlovich verdaderamente empata a Gándara o si este vuelve a ubicarse como inalcanzable.

Deja un comentario

Login