Una bomba de noticia acaba de llegar desde Suiza. Policías suizos, comandados por el ministerio de defensa de EUA, arrestan a funcionarios de FIFA por corrupción, lavado de dinero y extorción.

El proceso de arresto se dio en el Hotel Baur au Lac de Suiza, y esperan poder extraditarols a Estados Unidos para llevar a cabo el juicio. Entre los arrestados se encuentra Jeffrey Webb, presidente de Concacaf, Eduardo Li, Presidente de la Federación de Costa Rica y Eugenio Figueredo, miembro del comité ejecutivo del organismo

En información de CNN en español, se espera que hasta 14 personas sean acusadas el miércoles en un tribunal federal en Brooklyn, Nueva York. Y este procedimiento se haría ya que el FBI no acepta la determinación del comité de ética de la FIFA, el cual no encontró pruebas de corrupción en el tema de la elección de los mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022. Cabe señalar que el comité de ética de la FIFA es coordinado por la misma federación.

La investigación de Estados Unidos se aceleró después de que el exfiscal estadounidense Michael García, quien fue contratado por la FIFA para hacer una investigación interna, se distanció de las declaraciones del organismo sobre que no se habían hallado indicios de corrupción.

Los cargos, resultado de una investigación del FBI tres años, llegan justo cuando la plagada de escándalos organización se prepara para celebrar una elección que podría otorgar a Joseph Blatter su quinto mandato consecutivo.

Blatter no se encuentra entre los acusados, según los funcionarios estadounidenses, pero se espera que funcionarios actuales y otros cercanos a él enfrenten acusaciones. Sus identidades no se dieron a conocer.

El presidente del organismo fue uno de los investigados y los funcionarios dicen que parte de la averiguación continúa.

Parte del problema para las autoridades de Estados Unidos es establecer jurisdicción legal por supuestos crímenes que ocurrieron en gran medida fuera de EE.UU. Sin embargo, los fiscales creen que el amplio alcance de los impuestos y las regulaciones bancarias estadounidenses les permiten establecer los cargos.

Además, las autoridades estadounidenses argumentan jurisdicción debido a que el mercado de la televisión estadounidense, y los miles de millones pagados por las televisoras de Estados Unidos, es el más grande para la Copa del Mundo.

Parece que se está destapando la cloaca ¿Será una movida de los estadounidenses para responder a la elección de Qatar, por encima de ellos, como sede de un mundial?

Deja un comentario