En partido de Ida de la Final de la Liguilla del Clausura 2015, Santos, con cuatro tantos de Javier ‘Chuletita’ Orozco, derrotó 5-0 a Querétaro en el Estadio Corona, ventaja que se llevarán para la Vuelta en La Corregidora.


Como debe ser una final, el partido empezó con los ánimos al máximo por parte de los dos conjuntos, de forma inmediata se hicieron sentir en la portería contraria con todo su poderío ofensivo, en especial los laguneros, que saltaron a la cancha con el firme objetivo de anotar primero.


Apenas corrían cinco minutos de tiempo, cuando en una llegada a velocidad, Djaniny Tavares recibió trazo largo, metió diagonal de la muerte y, en el corazón del área apareció Javier Orozco para simplemente firmarla y poner el 1-0 en la pizarra.


El gol calmó un tanto a ambos equipos, los de Vucetich intentaron llevar las acciones a su ritmo, sin embargo, enfrente tenían un rival que en esta ocasión sí buscaba no sólo hacer valer su condición de local, sino sacar una buena ventaja de casa, ya que en esta instancia solamente el marcador es lo que vale.


Los Guerreros aumentaron su ventaja cuando, tras que se marcara una retención en el área, Adrián Aldrete cobró el tiro libre hacia atrás de forma elevada, donde apareció el Chiletita Orozco solo y con gran salto y, con tremendo cabezazo marcó el 2-0 a los 25 minutos.


No bien se recuperaban de tan duro golpe los Gallos, cuando en una jugada por derecha, Abella levantó el centro al área, donde peinó Djaniny para que apareciera nueva mente Orozco y, sin pensarlo, sacara el riflazo para fusilar a Tiago Volpi y poner el 3-0 en el marcador.


Una lápida cayó sobre el cuadro visitante que a pesar de la desventaja, no bajó los brazos, sin embargo, los laguneros disminuyeron su intensidad y guardaron el balón para irse al descanso con su muy cómoda ventaja.


En la parte complementaria, Santos, sin ceder la iniciativa, se replegó un poco, lo que le permitió a los emplumados adelantar filas y generar peligro, aunque en todo momento expuestos a la velocidad de los atacantes de la Comarca.


Cuando más confiados y peligrosos se veían los de Querétaro, en un contragolpe, Djaniny Tavares se la llevó a velocidad por banda derecha, sirvió para Javier Orozco en el área y le regaló su cuarto gol del partido, el que lo convertía en leyenda.


Ya con un visitante con pocos ánimos, Santos controló mejor el encuentro a placer, pero sin dejar de generar peligro y, al 80′, en un centro tendido desde banda izquierda por parte de Escoboza, el Pulpo González se levantó en el área y lo mandó al fondo para finiquitar la partida de ida y, muy probablemente, la Final.

Deja un comentario

Login