José Luis Camacho Acevedo.Dice una breve reseña de la conocida historia de la agencia de noticias Reuters:
“Reuters es una agencia internacional de noticias con sede en Londres, Reino Unido y una división de Thomson Reuters. Hasta el año 2008, la agencia de noticias Reuters formó parte de una empresa independiente, Reuters Group plc, que fue también un proveedor de datos del mercado financiero. Desde la adquisición de Reuters Group de The Thomson Corporation en 2008, la agencia de noticias Reuters ha sido una parte de Thomson Reuters, que forma parte de la División Financiera y de Riesgos. Transmite noticias en francés, Inglés, árabe, español, alemán, italiano, ruso, chino, japonés y portugués.

La agencia Reuter fue fundada en 1851 por Paul Julius Reuter en el Reino Unido en el Royal de Londres. Paul Reuter trabajó en una empresa de edición de libros en Berlín y participó en la distribución de panfletos radicales a principios de la Revolución en 1848. Estas publicaciones trajeron mucha atención a Reuter. Más tarde desarrolló un servicio de noticias prototipo en 1849 en la que se utiliza la telegrafía eléctrica y palomas mensajeras. El Telegrama Reuters Company fue posteriormente lanzado. La compañía inicialmente cubría noticias comerciales, sirviendo a los bancos, casas de bolsa y empresas.”

Esta vieja empresa informativa se ha visto envuelta en varias situaciones controversiales a causa de informes “sesgados” de sus corresponsales.

Ahora en México ocurre que Reuters vuelve a “sesgar” una información.

La veterana agencia y sus corresponsales, a los que no acierto a calificar tanto personal como profesionalmente, o a quienes fueron sus informantes sobre el caso “sesgado” del precio (otra vez) de un inmueble propiedad del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, parece que puede estar en medio de otra controversia..

En rápida reacción a la especulativa nota de Reuters sobre el precio del mencionado inmueble, el jefe de la comunicación de Los Pinos, Eduardo Sánchez realizó una pertinente y concluyente aclaración.

Y el asunto, que tal vez alguien pensó, como lo dio a conocer el portal de noticias que maneja la periodista Carmen Aristegui bajo las siglas de CNN, armaría un nuevo escándalo del corte de Casa Blanca de Las Lomas, lo apagó la acción de Eduardo Sánchez y todo está aclarado y en calma.

Reuters y su fama de que en ocasiones le da por sesgar la información que maneja y divulga, en tanto que empresa transnacional de grandes dimensiones, vuelve a caer en la tentación distorsionadora, como lo llegó a hacer en el caso del atentado al edificio federal de Oklahoma hace más de 25 años.

Me resulta difícil pensar que es solamente un sesgo informativo de alguno de sus corresponsales con afanes protagonistas o deseos de crecer profesionalmente a través de ganar notas importantes la información sobre la propiedad de Peña Nieto, lo que dio origen a la nota.

No descarto, otra vez, que alguien con demasiado poder económico y recientes relaciones en el mundo de las comunicaciones en el ámbito internacional, sea el verdadero dueño del perro que insiste en morder al mandatario mexicano.

O sea que la lucha de Eduardo Hernández no solamente es de carácter mediático.

Esto ya es un asunto de estado.

Y Sánchez Hernández debe trasladar a las áreas de inteligencia la investigación a fondo del sesgo de Reuters.

Ya son muchas casualidades de informaciones deformadas en contra del presidente Peña Nieto y su familia.

Sin duda, Sánchez Hernández no está luchando contra Reuters solamente.

Tal vez el enemigo sea mucho más poderoso que la agencia misma en todo su valor y su capacidad informativa.

La sombra de la corrupción defendiendo intereses y privilegios cobija inevitablemente a este acontecimiento.

En política, y sobre todo cuando hay dinero afectado de por medio, regularmente nada es casual.

 

Deja un comentario

Login