La actriz asegura que fue su hijo quien se acercó a ella y le pidió ayuda con su problema con el alcohol.  

Luego de que Julián Figueroa aceptara tener problemas con al alcohol y haber ingresado a un centro de ayuda por voluntad propia, su mamá Maribel Guardia ya rompió el silencio.

Antes que nada la actriz expresó -en entrevista para Televisa Espectáculos- su disgusto contra periodistas que hicieron pública la adicción al alcohol de su vástago. “No ha sido fácil, pero bueno, lo que no ha sido fácil es que lo expusieran como lo expusieron, hay periodistas que no tienen ética, calidad humana, y de una carrera que es tan profesional como el periodismo que debe ser tan seria, que es una especie de sacerdocio, de una entrega y una responsabilidad”.

De la misma manera detalló cómo fue que notó que su hijo tenía un problema, “Lo que pasó con Julián fue que empezó a tomar más, o sea tomaba viernes, sábado y domingo, primero tomaba los viernes, luego los sábados, pero empezó a beber viernes, sábado y domingo, yo y mi esposo Marco (Chacón) nos empezamos a preocupar, bueno tu sabes que es su segunda imagen paternal, que está con él desde los 2 años, entonces comenzamos a llamarle la atención y decirle ‘Julián estas tomando mucho’, pero él decía ‘no, no es verdad”.

“Un día él se me acercó y me dijo: ‘sí, sí estoy tomando mucho, porque ya estoy tomando desde los jueves y fui con unos amigos, trate de no tomar, pero termine tomando y creo que ustedes tienes razón’, le dije vamos a buscar ayuda”.

Antes de recurrir a profesionales, Julián fue a ver a su papá Joan Sebastian, quien lo felicitó por reconocer su problema y lo inspiró a ponerle fin, lo que actualmente hace.

Deja un comentario

Login