CAMPECHE, Camp. (apro).- Layda Sansores San Román, candidata del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a la gubernatura, descalificó hoy la elección que, acusó, fue “de Estado”, para imponer al priista Alejandro Moreno Cárdenas, y anunció que la impugnará por las múltiples irregularidades documentadas durante todo el proceso.

“¡Vamos a impugnarla porque fue un asco, una inmundicia!”, tronó.

En conferencia de prensa, previa a la cual presentó un video sobre las anomalías captadas durante el desarrollo de la jornada electoral, recordó que durante todo el proceso “nunca se nos quiso explicar” la oscura procedencia de dinero para la compra y coacción de voto, así como agresiones a los candidatos del Morena.

“Nos parece que Alejandro Moreno es el más inmoral de los priistas y es lo peor de la basura que tiene el PRI. No lo aceptamos, no lo reconocemos. De ninguna manera queremos legitimar esta elección”, acusó.

Sansores San Román, quien en esta ocasión por tercera vez disputó la gubernatura, dijo que esta será la última vez que contienda, pues hay que dar paso a las nuevas generaciones, no obstante adelantó que seguirá haciendo política y trabajando en favor del proyecto de Andrés Manuel López Obrador para el 2018.

“Nunca fue mi obsesión la gubernatura, fue mi sueño… pero no fue mi tiempo ni mi momento”, señaló.

Luego reconoció que sabía desde un principio a lo que se enfrentaba, “una elección de Estado”, y que debido a su postura crítica que ha mantenido desde el Senado contra el presidente Enrique Peña Nieto nunca la iban a dejar llegar a la gubernatura.

Aseguró que por eso “se infló al candidato del PAN, Jorge Rosiñol Abreu, para desplazarme hasta el tercer lugar, no me importa, sabía yo a qué me enfrentaba, pero estamos contentos porque Morena aquí creció arriba de la media nacional”.

Y se quejó también de los medios de comunicación que sirvieron como instrumento de inducción y manipulación de la conciencia y percepción ciudadana para consumar la imposición de Moreno.

“Los dejo con su conciencia, nosotros seguimos caminando para cambiar las cosas, pero las cosas no cambiarán hasta que el pueblo decida ponerse de pie y venza sus miedos”, dijo.

No obstante, destacó que defenderán la votación que obtuvo en esta elección su partido, que ganó, de acuerdo con el Programa de Resultados Preliminares (PREP) y las actas de escrutinio, la alcaldía en el municipio de Calkiní, la diputación local por ese distrito y la junta municipal de Dzitbalché, donde la víspera de la jornada electoral sus candidatos fueron atacados por vándalos.

En ese municipio donde arrancó su campaña encabezó esta noche la “marcha de la victoria”.

En la conferencia, la senadora con licencia denunció que las irregularidades del partido oficial agraviaron no sólo a los sectores de mayor vulnerabilidad, sino que llegaron a las clases medias.

“No dejaron nada sin tocar, sin lastimar”, dijo y resaltó que en esta ocasión “se perdió otro ingrediente”, pues antes los priistas “eran elegantes para hacer su fraude, hoy se desnudaron, se encueraron delante de todos, antes compraban votos alrededor de las casillas, hoy lo hicieron adentro”.

Asimismo, cuestionó que el PRI haya salido a proclamar el presunto triunfo de Moreno Cárdenas cuando apenas comenzaba el conteo de los votos en las casillas y arrancaba el PREP.

“A las ocho de la noche ya él se declaraba ganador, a las nueve ya festejaba, pero hasta las 11 o 12 de la noche llegaron sus primeros mil votos y con eso se sintió soñado”, comentó.

Luego reprochó que los resultados de las casillas donde ganó Morena los comenzaran a subir hasta pasadas las dos de la mañana de este lunes.

“Aquí primero se dan los resultados y después se cuentan los votos”, ironizó para enseguida añadir: “Ya se sabían el plan”.

Sansores insistió en que pedirán que se revise la votación y “no me importan que entonces me desplacen en la votación hasta abajo del PT, porque sabemos que los votos que obtuvimos son de calidad, honestos y de convicción, es la autoridad moral que queremos dejar como herencia a este pueblo”.

“Aquí competimos 10 partidos, pero sólo tres son verdaderos, los demás son parte del teatro guiñol”, acusó y dijo que aunque el panista Rosiñol “no se vendió”, sí lo hizo la presidenta estatal de su partido, Yolanda Valladares Valle, “que pactó con Moreno para dejarlo solo y de última hora le sustituyó a todos sus representantes de casilla”.

La legisladora federal destacó, además, que serán impugnados los comicios a diputados locales y se procederá a revisar la tendencia en los municipios.

Por su parte, el candidato independiente a la gubernatura, Luis Antonio Che Cu, líder del Frente Campesino Independiente Emiliano Zapata, quien desde el inicio de la contienda se quejó de inequidad y discriminación hacia su candidatura por parte del Instituto Electoral del Estado de Campeche, dijo que aunque oficialmente se dé el triunfo al candidato del PRI, en esta elección “ganó el dinero y la compra del voto, no la voluntad popular”.

A partir de mañana, advirtió, iniciará junto con su organización “un gran trabajo para despertar la conciencia ciudadana para que esto que ocurre no se siga repitiendo”.

Deja un comentario

Login