Si hay algo que ha caracterizado al cine hollywoodense durante el siglo XXI es el crecimiento y la consolidación de las películas de superhéroes como uno de los géneros más populares, prolíficos y rentables, desplazando cada vez más a otros más tradicionales como las películas bélicas, las musicales o los dramas históricos.

Una buena técnica

A pesar de esta gran popularidad y de la gran recepción por parte de la crítica que han tenido algunas franquicias de superhéroes, algo que las ha caracterizado también es la falta de reconocimiento oficial por parte de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, la organización encargada de otorgar los Premios Oscar.

Las películas de superhéroes han sido ignoradas por los Oscar a lo largo de toda la historia de los premios, pero es algo sorprendente que, en la actualidad, con los logros y avances que unánimemente se le reconocen al género, la Academia no haya acompañado esta sensación general y siga considerándolo algo menor, o con logros meramente técnicos.

por-que-las-peliculas-de-superheroes-no-ganan-premios-oscar-2.jpgMARVEL STUDIOS

Si reunimos las mejores películas de superhéroes de los últimos años, ninguna de ellas ha ganado una estatuilla en las categorías más prestigiosas de los Premios Oscar –mejor película, mejor director, mejor guión, mejores actores–, salvo una única excepción (Heath Ledger, mejor actor de reparto), e incluso en muchas oportunidades ni siquiera nominaciones.

Por lo demás, las películas de superhéroes han estado relegadas a nominaciones en categorías técnicas tales como efectos visuales, edición o sonido.

¿Por qué es que esto sucede? Se podrían mencionar algunos elementos claves.

Cosas de jóvenes

En primer lugar, el promedio de edad de los votantes de la Academia supera los 60 años (entre 62 y 63) y, obviamente, el género de superhéroes y su material de partida, los cómics, están orientados a un público mayoritariamente juvenil o, al menos, así ha sido tradicionalmente.

Y no sólo un público juvenil sino un público juvenil específico, un nicho bastante acotado (se podría decir, tal vez, un público nerd o geek). Trasladar los cómics a la pantalla ha sido la forma que ha encontrado Hollywood para explotar esos ricos y atractivos personajes y esas interesantísimas historias, poniéndolos a disposición de una audiencia muchísimo más grande, pero, por esto mismo, en muchas ocasiones, limando algunos aspectos conflictivos o simplificándolos excesivamente.

Se podría suponer que, con un cierto enfoque prejuicioso de las adaptaciones de cómics, los votantes de la Academia no han logrado percatarse de la actualización, modernización y expansión del género hacia un terreno más adulto y con temáticas más complejas que la del simple justiciero solitario que salva al mundo. O, si lo hicieron, esto no les ha parecido tan valorable como los méritos de algunas películas puntuales con historias más tradicionales.

por-que-las-peliculas-de-superheroes-no-ganan-premios-oscar-3.jpgFACEBOOK.COM / ELHOMBREDEACEROLATINOAMERICA

Por otra parte, el intrincado mecanismo de votación de las películas y las diversas opiniones que pueden llegar a coexistir dentro de la organización (los miembros de la Academia son más de 6.000, entre artistas y profesionales del cine), hacen que todo el conjunto tienda más bien a una posición algo conservadora, ciertamente no voluntaria y consciente (es difícil adjudicarle intencionalidad a una organización tan numerosa y heterogénea), sino como consecuencia de ese equilibrio alcanzado entre todos los miembros a la hora de designar los nominados. 

Los ignorados

Esta posición ligeramente conservadora sobre los cambios de la industria y el reconocimiento al género de superhéroes, que se ha dado en todos los ámbitos excepto en los Oscar, tiene un ejemplo a esta altura casi paradigmático: The Dark Knight.

La película dirigida por Christopher Nolan y protagonizada por Christian Bale en el papel de Batman fue ampliamente considerada no sólo una de las mejores películas de superhéroes, sino también una de las mejores películas de la década sin más. Si bien recibió ocho nominaciones, sólo una de ellas fue en una categoría importante, que finalmente ganó.

Fue Heath Ledger el que se llevó el primer Oscar importante para una película de superhéroes, en la categoría mejor actor de reparto, aunque fue póstumo y en realidad la distinción tuvo algo de homenaje.

por-que-las-peliculas-de-superheroes-no-ganan-premios-oscar-4.jpgFACEBOOK.COM / DARKKNIGHT

Lo más curioso al respecto de este film y los Oscars, es que cuando la Academia notó que un enorme y aclamado éxito como The Dark Knight había quedado fuera de las nominaciones a mejor película, decidió al año siguiente suprimir el límite de 5 nominadas como máximo en esta categoría. A partir del 2009, la cantidad de nominadas a mejor película puede exceder las cinco y, desde entonces, han habido siempre 9 o 10 películas disputando el premio mayor.

Sin embargo, ninguna película de superhéroes posterior tampoco logró ingresar en la competencia, ni siquiera con el doble de nominaciones disponibles.

Otras películas de superhéroes ignoradas por los Oscar en los últimos años fueron las producciones del vasto e interconectado universo cinematográfico de Marvel, como The Avengers, Iron Man 3 o Thor, otras importantes películas de la misma editorial como Spider-Man y X-Men, y las mejores de DC -la trilogía The Dark Knight, Superman Returns, Man of Steel-.

Deja un comentario

Login