Rachel Marie Oberlin era estudiante de “pre-med biology”, un pregrado que realizan algunos estudiantes antes de iniciar la carrera de medicina. Más tarde, abandonó los estudios y se inició en el mundo del porno, pasó a llamarse entonces Bree Olson. En 2011 decidió dejar el mundo del entretenimiento para adultos por varias razones, una de ellas fue su accidentada relación con el actor Charlie Sheen.

Hoy tiene 28 años, y hace unos días, el 17 de junio, compartió una dura carta contra la industria porno que es también un consejo para las chicas que están pensando ingresar en él. Ahí les va la traducción primero y luego la orinal. Ya saben, si tienen alguna amiga pensando en eso, compártanle esta carta.

Traducción.

A todas las chicas jóvenes que estén pensando en hacer porno;

No encontré a Jesús. No odio el porno. No tuve ninguna mala experiencia, pero créeme cuando te digo que no lo hagas.

Cuando haces porno, de forma automática te conviertes en una parte segregada de la sociedad que es sometida a prejuicios sin el apoyo de activistas por los derechos humanos.

El porno no es malo, el modo en que la gente te tratará el resto de tu vida, sí. Y no todos, hay excepciones, pero si tu objetivo es salir a pasear con un montón de mujeres heterosexuales hipsters por Silver Lake [un barrio residencial de Los Ángeles], eso es algo que nunca pasará si haces porno.

Además, es sencillo ‘fastidiar’ a los niños. ¿Realmente quieres que atraviesen su infancia con niños en sus escuelas burlándose de ellos o con padres que no permiten que sus hijos vayan a ‘fiestas de pijamas’ a tu casa porque una vez hiciste porno y piensan que tienes una especie de circo porno en tu casa?

La gente es muy extraña, hasta yo soy culpable de pensar que algo debe ir mal en una mujer si hizo porno.

En cuanto a los chicos, no te preocupes, te darán un ‘choca esos cinco’ y todos pensarán que tienes un pene enorme y mucha resistencia.

Original

carta

Deja un comentario

Login