La posibilidad de que el suizo Roger Federer, exnúmero uno del mundo,venga a la Ciudad de México a dar un partido de exhibición es cada vez más latente, pero para que eso suceda todavía quedan varias horas de negociaciones.

El director general del Instituto del Deporte de la Ciudad de México,Horacio de la Vega, aseguró ayer que Grupo Pegaso, empresa que es la encargada de organizar el Abierto Mexicano de Tenis que se celebra en Acapulco, está a cargo de las negociaciones para llevar a cabo una exhibición con el ganador de 17 Grand Slams.

Pero para que eso suceda, faltan muchas horas de negociación.

“Es cierto que estamos en pláticas con sus representantes, pero créeme, para que eso se llegue a concretar faltan muchas horas de negociaciones”, aseguró una fuente cercana a Grupo Pegaso que prefirió el anonimato.

Además, en medios de comunicación internacionales se ha mencionado la posibilidad de que Federer venga a dicho encuentro en marzo, y el escenario podría ser la Plaza de Toros México, lo cual es sólo una posibilidad.

Si viene sería al término del torneo (Masters 1000) de Miami, antes de que regrese a Europa para la temporada sobre arcilla”, agregó la fuente de Grupo Pegaso.

El Abierto de Miami, segundo Masters 1000 de la temporada, se jugaría del 23 de marzo al 3 de abril de 2016, por lo que sería posterior a esa fecha el eventual encuentro de exhibición.

“Además, el partido no sería en la Plaza de Toros, sino en la Arena Ciudad de México”, dijo.

Otra posibilidad, la cual también es solamente una hipótesis por ahora, es que el acompañante de Federer para dicho encuentro sea el español y cuatro veces campeón del Abierto Mexicano, David Ferrer, uno de los jugadores consentidos por la afición mexicana que año con año asiste a tierras guerrerenses para participar del certamen categoría ATP 500.

Ayer, De la Vega dijo que se están viendo los posibles espacios para llevar a cabo la exhibición “como parte del posicionamiento del DF como capital del deporte”.

Debido al escaso nivel de los tenistas mexicanos en la última década y media, el interés por el deporte blanco ha decaído, dejando atrás las grandes exhibiciones que anteriormente había.

En 1993, por ejemplo, en el Palacio de los Deportes, jugaron Martina Navratilova, Steffi Graf y Angélica Gavaldón; en 2004, en Acapulco, jugaron dos partidos de exhibición Jimmy Connors, Guillermo Vilas, José Luis Clerc y el mexicano Raúl Ramírez.

FUENTE: EXCÉLSIOR 

Deja un comentario

Login