El cuerpo de una bebé de ocho meses que había sido arrancada de los brazos de su madre apareció sin vida en la ribera del Río Guanajuato en la ciudad de Irapuato.

La noche del lunes, tres personas interceptaron a una pareja que había estacionado su automóvil en un hotela la salida de Irapuato con rumbo a León.

Los delincuentes bajaron del coche a la pareja y se lo llevaron, pero con una bebé dentro. La niña se llamaba Adriana Alexa Ramírez Soto.

La Alerta Amber fue activada de inmediato tras su desaparición.

El vehículo de la familia fue hallado más tarde, pero sin rastros de la pequeña.

La Procuraduría General de Justicia de Guanajuato se comprometió a esclarecer el crimen, y aseguró que se encuentra tras la pista de él o los asesinos.

FUENTE: EXCÉLSIOR

Login