Fotos y vídeos de nalgadas, flagelaciones, azotes que dejan marcas, pis, eyaculación femenina, menstruación, sexo en público, escenas masoquistas, penetración con más de cuatro dedos, con objetos asociados a la violencia o, en definitiva, cualquier acto considerado obsceno.
Muy pronto, los usuarios de internet de Reino Unido no podrán ver ningún tipo de pornografía que incluya estas prácticas sexuales “no convencionales”.

Actualmente, se está discutiendo en el Parlamento de Londres una cláusula de la ley de Economía Digital que pretende censurar el contenido pornográfico de igual manera que se hace ya en los DVD que se venden en el país. Hace dos años, un cambio en la Regulación de Servicios Audiovisuales ya censuró los actos obscenos en las películas que se filmaran y distribuyeran físicamente en Reino unido, una legislación que es probable que pronto se traslade a Internet.

“Al hacer esta evaluación del contenido pornográfico aplicaremos los mismos estándares que aplicamos a la pornografía distribuida offline”,explicó un portavoz del British Board of Film Classification (BBFC), según informa The Guardian.

n_61777_1

En el caso de que se apruebe la ley, los sitios pornográficos no podrán mostrar los vídeos de sexo “no convencional” a los usuarios de Reino Unido. No se prohibirá que las páginas web alojen porno si no que muestren este tipo de contenido a los ciudadanos ingleses. Además, será necesario que los usuarios verifiquen su edad, para que ningún menor de 18 años pueda acceder al sitio. “Si un sitio web comete algún fallo a la hora de verificar la edad o respecto a contenido obsceno, enviaremos una notificación de incumplimiento a la página web”, advirtió el portavoz de la BBFC.

Muy pronto, los usuarios de internet de Reino Unido no podrán ver ningún tipo de pornografía que incluya estas prácticas sexuales “no convencionales”
Pese a que las restricciones de la normativa aún están por definir, si se aplica la ley se volvería al régimen de censura existente en la era pre internet.Según sus impulsores, la intención es proteger a los menores que acceden fácilmente a estos contenido, sin embargo, la medida ha sido ampliamente criticada. Los detractores de la censura en el porno de Internet creen que no es justo regular “el tipo de sexo adulto consentido que puede ser visto por adultos” y catalogan como “lasciva” la intromisión del Gobierno en la libertad sexual de sus ciudadanos.

Además, parte de la polémica tiene que ver con algunas de las prácticas que ya se regulan en la ley sobre la pornografía offline. En concreto, la eyaculación femenina y la menstruación. Muchos consideran que censurar estas prácticas responde a una visión misógina del sexo y que no es más que una intención de demonizar la sexualidad femenina.

De momento, el proyecto se debate estos días en el Parlamento Británico. Y mientras, los miembros de la industria pornográfica y los usuarios rezan para que esta vez, la censura no gane la batalla al placer sexual.

fuente : playgroundmag

Login