“Me ofreció sedantes antes de tener sexo “: Holly Madison confiesa el calvario de la mansión Playboy

“Quiero matarme, sácame de aquí”, es una de las frases que puede ser identificada en el libro que publicó tras dejar la mansión Playboy, en donde manifestó que a pesar de querer recibir ayuda, Hugh Hefner no le permitía visitar a un terapeuta.
A los 91 años y por causas naturales murió el fundador del imperio Playboy, Hugh Hefner, quien murió este miércoles en su legendario domicilio ubicado en Beverly Hills. Hefner revolucionó de forma histórica el mercado erótico en 1953 con la aparición de una revista que en poco tiempo se convirtió en ícono entre el público masculino.

A pesar de que la llegada del internet diluyó en cierta forma su influencia a nivel mundial, la revista siguió posicionándose como un objeto de culto para múltiples coleccionistas, en su mayoría hombres. Su excéntrico estilo de vida y la marcada presencia de mujeres jóvenes en su vida influyeron y siguen delimitando la percepción que hoy tenemos de Hugh Hefner, sin embargo y a raíz de los testimonios de quienes fueron sus “novias” ésta ha sufrido irreparables cambios.

Holly Madison, actualmente de 37 años, fue una de sus novios más conocidas a raíz del reality show del que fue protagonista. Éste buscaba exhibir al público el día a día en la mansión Playboy y la relación que tenía el magnate con sus principales acompañantes, quienes más que simples conejitas jugaban un rol de esposas en la vida Hugh.

En el 2008 y tras casi siete años de relación con Hefner, Madison decidió abandonar la mansión y rehacer su vida. A los cinco años Madison conoció a su actual esposo, con quien actualmente tiene dos hijos. Con su vida floreciendo, la ex conejita Playboy decidió escribir un libro para contar la verdadera experiencia que vivió al interior de la mansión en la que todas querían vivir.

En éste Madison relató que en un inicio le dieron a entender que el sexo con Hefner era opcional y que mudarse a la mansión no implicaba sometimientos sexuales, sin embargo todo cambió en el primer día en que lo conoció. Invitada por el propio magnate y tras conocerse en una fiesta, Madison fue por primera vez hasta la mansión, lugar en donde Hefner le ofreció un sedante “que permitía abrir las piernas”. Se trata de metacualona, un medicamento sedante-hipnótico, el cual actúa como depresivo general del sistema nervioso. Ante el inesperado ofrecimiento ella se negó y se emborrachó, fue allí en donde le informaron que era hora de tener sexo por primera vez con quien sería su novio, mientras decenas de mujeres los observaban atentamente.
“Fue tan breve que ni siquiera puedo recordar lo que se sentía más allá de tener un cuerpo pesado encima del mío”.

Al día siguiente de la inquietante iniciación, Madison le preguntó a Hefner si podía mudarse, ante lo que él aceptó. Fue allí en donde y en función del pasar de los días que se dio cuenta que la mansión funcionaba en base de un ritual semanal que debía respetarse sagradamente. Los miércoles y los viernes eran días de fiesta, en donde todas las chicas de Hugh salían para posteriormente ser “forzadas” a tener sexo grupal.
“Todas sabíamos que eran requisitos para vivir allí. Una de las cosas que me hizo sentir mal fue tener que exagerar el sexo frente a un grupo de mujeres, eso no me hacía sentir bien conmigo misma”.
Con los meses, su novio la obligó a dejar el trabajo que tenía en Hooters, hecho que le quitó cualquier tipo de independencia económica. Además de no poder salir a trabajar y ganar algo de dinero propio, todas las mujeres debían llegar antes de las 9 de la noche a la casa, de no ser así eran sancionadas.Al día siguiente de la inquietante iniciación, Madison le preguntó a Hefner si podía mudarse, ante lo que él aceptó. Fue allí en donde y en función del pasar de los días que se dio cuenta que la mansión funcionaba en base de un ritual semanal que debía respetarse sagradamente. Los miércoles y los viernes eran días de fiesta, en donde todas las chicas de Hugh salían para posteriormente ser “forzadas” a tener sexo grupal.
“Todas sabíamos que eran requisitos para vivir allí. Una de las cosas que me hizo sentir mal fue tener que exagerar el sexo frente a un grupo de mujeres, eso no me hacía sentir bien conmigo misma”.
Con los meses, su novio la obligó a dejar el trabajo que tenía en Hooters, hecho que le quitó cualquier tipo de independencia económica. Además de no poder salir a trabajar y ganar algo de dinero propio, todas las mujeres debían llegar antes de las 9 de la noche a la casa, de no ser así eran sancionadas.

#Playboy founder #HughHefner has died at age 91. #linkinbio to read more. 📸: Las Vegas News Bureau

A post shared by Las Vegas Review-Journal (@reviewjournal) on

So sad #hughhefner #2000s #hollymadison #kendrawilkinson

A post shared by @slutty00s on

Sus únicos confidentes al interior de la mansión fueron Bridget Marquardt, una de las novias de Hugh, y Mary O’Connor la histórica secretaria del magnate, con quien logró desarrollar una estrecha relación. A pesar de la cercanía que se forjó entre ambas, Madison manifiesta que simplemente no podía llegar y decirle “Me quiero matar, sácame de aquí”.
En el escrito que fue leído por millones de personas alrededor del mundo, la actual madre esgrime que a pesar de que buscó ayuda profesional, Hugh le prohibió visitar a un terapeuta que pudiera ayudar con la creciente depresión con la que coexistía en ese entonces.

 

 

 

Con Información : Upsocl

About Poder Ciudadano Radio

Deja un comentario

Login