Se suman los enemigos para Ricardo Anaya

Carla Olguin

El Presidente del PAN, Ricardo Anaya, no deja se sumar enemigos. Se le acusa de ser desleal dentro del servicio público al igual que el ex gobernador de Querétaro, Francisco Garrido Patrón hasta que sin límite alguno, el engreído dirigente de la derecha siempre se salió con la suya, hasta que con todos los flancos abiertos sus enemigos se juntaron para ´´aniquilarlo´´.

Anaya está en proceso de cocimiento en cámara lenta. Abrir la confrontación con Los Pinos cohesionó a sus enemigos y desató el fuego amigo. Moreno Valle jugó en contra de Josefina Vázquez Mota, candidata de Anaya en el Estado de México, y contribuyó, neutralizando a panistas en algunos municipios del nororiente mexiquense, para que no ganaran esos distritos. Francisco Domínguez, gobernador de Querétaro, contribuyó en la campaña contra su correligionario con documentos sobre las irregularidades en los bienes raíces de Anaya y su familia política, algunos de los cuales terminaron en la primera plana de El Universal.

La línea ideológica ha sido borrada en el PAN. El objetivo de cuadros importantes en ese partido es enfrentar a Anaya, quien con los recursos que le permitió ser líder y controlar al Consejo Político, ha ido construyendo su candidatura presidencial sin dejar de encabezar el partido. No hay impedimento legal para que eso suceda, y la inhibición ética y política está fuera de sus consideraciones. ¿Cómo puede pedir un político reglas claras, justas y equitativas para una contienda presidencial, cuando es incapaz de establecerlas para el proceso de selección interna del candidato? Sólo el anayismo lo explica.

La forma como se apoderó del PAN es lo que llevó a Margarita Zavala a renunciar al partido en el que militó 33 años. Si no había apertura en el proceso de selección y dejaba que la sociedad, no la militancia, decidiera a su candidato, no habría manera para que ella, Moreno Valle, o cualquiera de los otros aspirantes que se han apuntado, tuvieran posibilidad alguna de arrebatarle la candidatura. La manera sonora como se procesó la salida de la señora Zavala ayudó a que sus adversarios políticos trataran de debilitar inmediatamente al PAN, que como partido está en segundo lugar de las preferencias electorales para 2018.

Anaya ha dicho que la salida de Zavala favorece al PRI. Uno podría pensar que al dividirse la derecha, al que beneficia realmente es a Andrés Manuel López Obrador, en el entendido de que el PRI del presidente Peña Nieto es un partido conservador que se ubica en el centro-derecha de la geometría política. Pero a lo que se refería Anaya, que no lo expuso abiertamente, es a lo que se ha venido deslizando en la prensa política en los últimos días, que con la salida de Zavala se fortalece la posibilidad de que el candidato del PRI a la presidencia sea el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, miembro del gabinete del presidente Felipe Calderón y con viejas vinculaciones con algunos panistas prominentes, como el senador Ernesto Cordero, porque la alianza de facto con ese grupo sería natural. En el escenario de Anaya no está considerada la posibilidad de que no sea Meade, sino el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, o algún otro miembro del gabinete peñista, el candidato para 2018, lo cual haría inviable esa alianza electoral de facto que sugirió el líder panista.

Lo que no admite aún Anaya es que la vileza con la que se ha comportado políticamente es lo que tiene a todos unidos en su contra. No es un político confiable para muchos de los que han llegado a acuerdos con él, porque su mercurial forma de actuar, sus temores, debilidades, berrinches y enojos súbitos, provocan que su palabra no pueda ser tomada a pie juntillas en un campo, como la política, donde la palabra lo es todo. La amarga experiencia que habían sufrido los panistas durante los años de emergencia de Anaya como político, fue padecida por Peña Nieto tras un acuerdo forjado en Los Pinos sobre la sucesión en el Estado de México.

Anaya incumplió ese acuerdo, y si bien no hubo la alianza con el PRD, atendiendo ese acuerdo no escrito, comenzó a atacar al gobierno, al PRI, a Peña Nieto mismo y al candidato Alfredo del Mazo, lo que desató la furia de Los Pinos. La reacción fue inmediata: El Universal publicó una investigación de la PGR en contra de la familia de Vázquez Mota por lavado de dinero. Aunque fue exonerada después, el aviso tuvo acuse de recibo. Anaya elevó más el costo, frenando la agenda legislativa a cambio de la anulación de la elección para la gubernatura en Coahuila. Quiso volver a negociar con Peña Nieto, e insistentemente pidió una cita con él, que nunca se le dio. Anaya sintió el frío.

De la marginación pasó el gobierno a la acción. Peña Nieto está decidido a acabar con Anaya. ¿Qué saldrá para 2018? Nadie sabe. Lo único claro que tienen en Presidencia es que, por ahora, el objetivo a destruir es el líder nacional del PAN. De ese tamaño es su problema.

Deja un comentario

Login