Goldman Sachs y JPMorgan ofrecen apostar en la próxima gran crisis

Los dos gigantes financieros ahora están haciendo operaciones que permiten a inversionistas apostar a favor o en contra de los bonos de bancos de alto riesgo, mismos que los reguladores financieros pueden sacar si un prestamista está en apuros.

Otros interesados también están planeando comenzar a negociar los contratos, conocidos como permutas de rendimiento total, en las próximas semanas, de acuerdo con Max Ruscher, director de índices de crédito de IHS Markit, con sede en Londres, que administra los puntos de referencia a los que las permutas están asociadas.

En un momento en que los mercados financieros compiten de un nivel alto a otro, e incluso el nuevo premio Nobel de Economía, Richard Thaler, se pregunta sobre el comportamiento de los inversores, el desarrollo es también un signo de la carrera global para los retornos sobre la inversión y las preocupaciones de que los inversores pueden estar adelantándose a sí mismos.

A la par de estas operaciones se desarrollan títulos adicionales de Nivel 1 (AT1), que los bancos comenzaron a emitir después de la crisis de la deuda europea. Ellos tratan de proteger a los contribuyentes de soportar el costo de los rescates del Gobierno, trayendo con ellos rendimientos relativamente altos.

En una era de tasas de interés cercanas a cero, son muy buscados por los inversores de deuda alrededor del mundo, que conforman un mercado global de 150 mil millones de dólares.

El rendimiento promedio de la deuda cayó este año a alrededor de 4.7 por ciento desde el 6 por ciento, basado en los datos del índice Bank of America Merrill Lynch. Sigue siendo alrededor de 10 veces más para los bonos del bancos senior.

Los analistas de Goldman Sachs mostraron escepticismo sobre si vale la pena tomar el riesgo sobre el rendimiento. Louise Pitt y Nick Caes, con sede en Nueva York, recomendaron en julio que los inversores “sean más cautelosos con los AT1” y cambien a valores mejor protegidos.

El capital de nivel 1 es un “amortiguador” que los bancos pueden usar para aumentar sus balances en una emergencia mientras impone pérdidas a los acreedores, dijo Jim McCaughan, director ejecutivo de Principal Global Investors, en una entrevista con Bloomberg Television.

Eso podría crear un “lazo de retroalimentación” negativo para los ‘traders’, dijo.

“No creo que sea un peligro todavía, porque no creo que se dé esa especulación en un largo tiempo”, explicó, pero recomendó estar al pendiente de ese espacio y tener cuidado.

Al menos parte de la demanda de los nuevos derivados está viniendo de inversionistas que buscan protegerse si los precios de la deuda caen o si estalla otra crisis bancaria.

Esos riesgos surgieron en junio, cuando los AT1 emitidos por Banco Popular Español fueron aniquilados como parte de un rescate bancario.

“Algunos participantes buscan obtener exposición a una clase de activos, mientras que otros están cubriendo sus posiciones”, según un informe en la página web de IHS Markit.

“Por un lado del comercio, el comprador del índice anticipa que aumentará el rendimiento total del índice. El vendedor del índice en el otro lado toma la opinión opuesta”.

 

 

 

Fuente: EL Financiero

About Poder Ciudadano Radio

Deja un comentario

Login