EVA, el brassier inteligente para detectar cáncer de mama

Ciudad de México, 19 de octubre.- EVA, el brassier inteligente para detectar cáncer de mama, diseñado por un estudiante mexicano, salió a la venta el pasado 12 de octubre con un costo de 120 dólares, aproximadamente dos mil 250 pesos.

Las primeras cinco mil piezas, del dispositivo creado por Julián Ríos Cantú, están disponibles en la plataforma evabra.mx a un costo “bajo”, con el fin de que más mujeres lo adquieran y se pueda hacer una mejor base de datos clínicos sobre la población mexicana.

El estudiante del Tecnológico de Monterrey, quien llamó la atención de medios nacionales y extranjeros con su prototipo, puso en marcha la plataforma para que las mujeres puedan acceder al producto a partir de los 20 años de edad.

“Incluye el dispositivo que se recibe en casa, una mamografía y ultrasonido gratuito, acceso a las aplicaciones móviles y atención médica, esto quiere decir que un médico estará prácticamente persiguiéndote para saber que estás limpia de cualquiera de estas enfermedades”.

El dispositivo se coloca una vez a la semana por alrededor de 60 a 70 minutos sin interrupción, a fin de enviar los datos a la aplicación que se descarga en el celular o cualquier dispositivo inteligente. En caso de notar alguna irregularidad solicita a un médico de la misma plataforma, o asignado por la paciente, hacer un diagnóstico mejor.

Confesó que el desarrollo llevó más de dos años con una inversión de “algunos millones de pesos” que fueron otorgados por diversos apoyos; sin embargo, aclaró que no pretenden recuperar la inversión en los primeros meses, sino recabar más datos para mejorar los algoritmos de detección de patologías.

Ríos Cantú destacó que EVA cuenta con muchos aliados estratégicos que van desde empresas, asociaciones, hospitales privados y organismos públicos como el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS).

El ahora fundador de la empresa Higia Technologies, subrayó que la venta se realizará de manera directa en la plataforma evabra.mx y que en los próximos años las instituciones públicas podrían repartir los dispositivos a sus pacientes.

Con información de Excelsior 

Deja un comentario

Login