Las 100 mentes vivas más grandes de los negocios

Para celebrar una revista que siempre ha defendido el poder del individuo, hemos compilado la que creemos que es la mayor colección de ensayos de negocios escrita por 100 empresarios, visionarios y profetas del capitalismo que han modelado el último siglo. Hemos completado esta enciclopedia de ideas de la A a la Z con el portafolio de retratos más grande de la historia de los negocios, todos capturados por el asombroso Martin Schoeller, quien literalmente viajó por todo el mundo para ello. El resultado es una cápsula visual del tiempo y una clase magistral de pensamiento empresarial transmitida en 100 anécdotas, lecciones e ideas.

Aunque Forbes se enorgullece de sus listas cuantitativas —el más rico, el más grande, el más alto—, reunir en una lista a las 100 mentes más grandes de los negocios es algo inherentemente subjetivo. Más de una docena de editores se reunieron docenas de veces durante dos años, redactando una lista inicial más de tres veces mayor. Al final, optamos por la acción sobre la teoría, los empresarios disruptivos sobre aquellos que heredan imperios o los CEOs que perduran. Buscamos personas que habían creado algo con un impacto duradero en el mundo o innovado de una manera que ha trascendido su área de trabajo. También consideramos forzoso que los homenajeados participen activamente en el proyecto: Todos estos ensayos son originales, sabiduría compartida por los propios sabios.

Si bien sus consejos están enfocados hacia el futuro, esta lista refleja, en gran medida, los logros del pasado, tanto para Forbes como para el mundo empresarial. El último siglo ha sido de Estados Unidos, y nuestras raíces y lectores se inclinan en esa dirección. También ha sido un periodo maduro, blanco y masculino.

Dicho esto, el cambio está llegando: 23 personas en la lista no son blancos. Veinticinco no son estadounidenses, incluyendo 11 de Asia, la región de negocios más dinámica del mundo. Diez son mujeres y 11, menores de 50 años. Cuando alguien lea el número del 200 aniversario de Forbes, espero que todos esos números hayan aumentado sustancialmente.

Aquí puede encontrarse una selección de ensayos, puedes consultar la lista completa, aquí.

Sobre la Acción
HAMDI ULUKAYA
Inmigrante, creador de empleo rural, multimillonario: fundador de Chobani Yogurt

El poeta Rumi escribió: “A medida que empiezas a caminar por el camino, aparece el camino”. Cuando empecé Chobani, nunca antes había dirigido una empresa y no tenía un plan, pero una cosa que vi que podía arreglarse con facilidad eran los viejos muros de la fábrica: necesitaban pintura nueva. Así que compré pintura, y nuestros primeros cinco empleados y yo nos pusimos a trabajar. Fue la primera y mejor decisión que tomé. Hay algo mágico en el movimiento, en la acción, algo que te permite pensar, descubrir nuevas ideas y sentir que estás progresando. Así que no te sientes a esperar, actúa.

No puedes hacer todo solo, especialmente cuando se llega a un cierto nivel. Es imposible. Tuve que confiar en mí mismo y confiar en mis decisiones cuando llegó el momento de construir Chobani, y hoy todavía lo hago, pero somos un equipo formado por mucha gente a quien confiaría mi vida.

Sobre la Inteligencia Artificial
MICHAEL DELL
Leyenda del emprendimiento de garage: fundador de Dell Technologies

La era de las computadoras apenas comienza. La mayoría de las empresas hoy tienen cerca de 1,000 veces más datos de los que realmente utilizan para tomar mejores decisiones. Cuando combines lo último en informática —Inteligencia Artificial, aprendizaje automático, aprendizaje profundo y aprendizaje sin supervisión— crearás una explosión de oportunidades y también una emergencia real. En los próximos años, a medida que el costo de volver inteligente algo llegue a cero, las empresas tendrán éxito y fracasarán en función de su capacidad de traducir datos, incluidos datos históricos, en conocimientos y acciones y productos y servicios en tiempo real. Nos gusta pensar en nosotros mismos como una empresa con grandes orejas: escuchamos, aprendemos, entendemos y creamos cosas.

Sobre la Inteligencia Artificial
MASAYOSHI SON
Negociador maestro: fundador de Softbank

Cuando tenía 19 años, vi por primera vez una foto de un microprocesador en una revista científica. Era sólo un chip pequeño que podía caber en la punta de un dedo, pero representaba una computadora entera. “Oh, Dios mío, esto va a cambiar la vida de la humanidad. Ésa es la invención más grande que la humanidad jamás ha creado”, me dije. Y empecé a llorar en la calle. Esos microprocesadores se compactaron en una PC, luego se unieron para crear Internet y luego smartphones, ahora están ampliando nuestro conocimiento e inteligencia a través de la inteligencia artificial.

La revolución industrial transformó las vidas de las personas desde sus raíces. Pero la revolución de la información no es sólo una extensión de las capacidades humanas sino una extensión de nuestras células cerebrales. En cierto sentido, nuestros cerebros son más importantes que nuestros brazos y piernas. Esta superinteligencia producirá desarrollos que nunca hemos visto antes y que contribuirán a la humanidad.

Cada mañana me despierto y pregunto, ¿dónde estoy? No sé dónde estoy porque viajo por todo el mundo, pero no quiero irme a dormir. Es emocionante.

Sobre los beneficios
HOWARD SCHULTZ
Zar del café: presidente ejecutivo y ex CEO de Starbucks

En 1987 teníamos 11 tiendas y 100 empleados y ya estábamos hablando de la necesidad que tenían los negocio de equilibrar la rentabilidad y la benevolencia. Starbucks fue una de las primeras compañías estadounidenses en otorgar a los trabajadores de medio tiempo un seguro de salud integral y una participación en forma de opciones sobre acciones.

En aquel entonces nuestros accionistas estaban muy enojados y preocupados por la dilución. Les convencí que seríamos más rentables, más productivos, al crear estos beneficios. Cuando ofrecimos colegiaturas gratuitas hace unos años, les expliqué que no era caridad porque invertir en la gente una forma de crecer. Todavía intento construir el tipo de compañía en el que mi padre nunca tuvo la oportunidad de trabajar; él tenía muchos trabajos de cuello azul, y yo vi de primera mano el efecto que tuvo en él la falta de respeto y aprecio. No tenía lealtad por ningún empleador porque ninguno le mostraba lealtad a él.

Sobre las ciudades
STEVE CASE
Habilitador de internet: cofundador de AOL; inversionista de riesgo: cofundador de Revolution

La historia de los negocios estadounidenses en los últimos 100 años es una historia sobre diferentes sectores que suben y bajan (y que a menudo vuelven a crecer de manera imprevista) en diferentes regiones del país. Cuando Detroit era el polo automotriz y Pittsburgh era la ciudad del acero, en Silicon Valley sólo había árboles frutales. A medida que la revolución industrial alcanzó su punto máximo y la revolución tecnológica se aceleró, el papel de esos lugares cambió. Hoy en día, 75% del capital de riesgo se queda en tres estados (California, Nueva York y Massachusetts); la mitad va a California solamente. Ahora que entramos en la tercera ola del Internet, donde los empresarios aprovecharán la tecnología para revolucionar los principales sectores del mundo real —como la atención de la salud, la educación y los servicios financieros— las nuevas empresas se mudarán cada vez más a las ciudades donde existe experiencia en esa industria. La oportunidad de hacer crecer empresas que estimulen la creación de empleo y el crecimiento económico es enorme para lo que yo denomino “el resto de las ciudades”. Esto llevará a una economía innovadora más dispersa, donde se crearán empleo y riqueza en todo el país, no sólo en las costas. Necesitamos nivelar el campo de juego para que todos, en todas partes, tengan la oportunidad de conquistar el sueño americano.

Sobre el Coaching
ERIC SCHMIDT
El adulto en la sala: ex CEO, presidente de Novell; ex CEO de Google, presidente de Alphabet

En 2001, mi amigo y colega John Doerr me llamó para sugerirme recibir un poco de coaching. ¿Qué? Yo había llegado muy lejos en mi carrera, no necesitaba un coach. Yo podía ser un coach. Por supuesto, yo estaba equivocado sobre eso. De verdad necesitaba un coach.

Todos llamamos a Bill Campbell “coach”, y no fue por el récord de 12-41-1 que compiló como entrenador en jefe del equipo de futbol americano de Columbia a finales de los años 70. Él sabía lo que se necesitaba para tener éxito —para ganar— en Silicon Valley.

Bill no era un gurú lejano que no se ensuciara las manos, sino un entrenador que se metió a la cancha conmigo. Participó en juntas directivas y ejecutivas, desarrollando credibilidad con mi equipo directivo y ayudándonos a tomar decisiones cruciales. El me daba consejos y luego se aseguraba de que los siguiera. Me pasaba horas en su pequeña oficina —entre pizarrones, marcadores, etc.— repasando “jugadas”. Sin falta, sabía lo que tenía que hacer, y sabía cómo debía hacerlo.

Bill tenía muchos principios de liderazgo, pero uno que se apega a mí, especialmente en este momento, es “mantén una cultura de respeto”. Esto era esencial para él, y sabía que eso provenía de la cima de cualquier organización. Trabajé duro para asegurarme de que la cultura predominante en Google fuera de respeto sobre todas las cosas, como Larry y Sergey siempre lo han hecho, y como lo hace Sundar hoy. Como muchos otros grandes consejos de mi coach, éste sigue resonando. Extraño a mi coach.

Sobre la conectividad
MARTINE ROTHBLATT
Reinventora perpetua: fundadora de Sirius y United Therapeutics; creadora de Panamsat

Cualquier cosa que valga la pena en la vida requiere de trabajo en equipo, y no puedes manejar lo que no entiendes. Lo que más me gusta hacer en el trabajo es caminar y hablar con la gente. Cada persona es como una biblioteca. Cuanto más sé acerca de una persona, mejor voy a conectarla con otras personas con intereses sinérgicos —un líder trabaja para aquellos a quienes dirige—. Lawrence Bell, el fundador de Bell Aircraft, dijo que alguien que no quiere hacer cosas pequeñas no debería ser digno de confianza de hacer cosas grandes. Dirigir un negocio es algo muy grande, porque tienes un efecto extraordinario en la vida de innumerables personas. Por lo tanto, cuando empecé a crear la tecnología de fabricación de órganos, practiqué suturando arterias.

Me parece impresionante que haya un número infinito de maneras de mejorar el mundo a través de los negocios. Proporcionar mejores productos y servicios, o menos costosos, o más accesibles, todo hace a la gente más feliz. De eso se trata esto.

Sobre el contrarianismo
CARL ICAHN
Pirata corporativo / inversionista activista: fundador de Icahn Enterprises

A veces la mejor manera de ganar dinero es cuando la mayoría de la gente dice que estás equivocado y loco. No es algo fácil de hacer, pero es como en el poema de Rudyard Kipling: “Si puedes conservar la calma cuando todos los demás la pierden”. Si tienes el andamiaje emocional (puedes desarrollarlo), no te importa lo que dicen los expertos.

Necesitas hacer mucho trabajo para llevar la contraria y necesita tener la fuerza –no puede hacerlo sólo porque sí—. Por ejemplo, cuando tuvimos el colapso de bonos basura de 1989, durante unos días fui literalmente el único comprador y, aunque tomó algunos años, hice una fortuna con ellos. Yo creía que la relación riesgo-recompensa estaba desproporcionadamente a mi favor porque sentía que estaba comprando compañías, no bonos.

No siempre tienes razón, y a veces toma mucho tiempo demostrarlo. Muchas veces llegas temprano. (Hoy creo en verdad que este mercado va a tener una crisis, algunas correcciones importantes, así que me he protegido.) La gente pensó que estaba loco cuando compré el Hotel Stratosphere en Las Vegas, que estaba en bancarrota. Estaba en el extremo norte de la calle principal, en ese momento, una parte de la ciudad tan mala como un país del Tercer Mundo. Luego compré todas las casas alrededor del edificio. Incluso la gente en Las Vegas y en el hotel me dijo que estaba loco. Pero fue el hecho de que compré las casas y las 9 hectáreas que colindaban con el Stratosphere lo que hizo que al hotel muy atractivo. Goldman Sachs terminó comprándome el Stratosphere, y gané cerca de 1,000 millones.

No es fácil, pero algo dentro de ti hace clic. Eso es lo que me disfruto.

Sobre los detalles
FRANK GEHRY
Arquitecto que da forma al mundo

En mi cuarto año en la Universidad del Sur de California, mi maestro de práctica profesional se acercó a mí en el patio un día y me dijo: “Frank, he estado observándote, y creo que eres un tipo talentoso que llegará a alguna parte, sólo quiero darte un consejo: No importa cuán pequeño sea el proyecto en el que trabajes, y no importa lo que sea, pon tu corazón y alma y sentido de responsabilidad en él, y no rechaces nada”. Lo dijo con claridad y cariño, y nunca lo olvidé y lo he vivido.

Sobre la empatía
SHERYL SANDBERG
Pionera tecnológica: adalid del liderazgo femenino; COO de Facebook

Mientras manejaba hacia el trabajo el primer día después de la licencia de maternidad, lloré todo el camino. Quería trabajar, pero dejar a mi hijo en casa era difícil. Para poder verlo, empecé a encontrar formas de entrar más tarde y salir antes.

Años más tarde mencioné en una entrevista que salía del trabajo a las 5:30. La respuesta fue abrumadoramente positiva. Fue entonces cuando me di cuenta de que somos mejores empleados cuando dejamos de tratar de ser dos personas y nos presentamos como un ser completo en la oficina. Eso no significa trabajar todo el día. Significa compartir por lo que estás pasando para que otras personas puedan simpatizar contigo y ayudarte.

Cuando perdí a mi esposo Dave hace dos años, aprendí esta lección aún más profundamente. Dave era un verdadero compañero en casa y en el trabajo, y me enseñó el valor de la mentoría entre compañeros. Cuando estaba en charlas con Mark acerca de unirme a Facebook, Dave me dijo que no preparara la sustancia de antemano, sino que más bien alcanzara acuerdos sobre la marcha. Su punto era que la sustancia cambiaría, pero que tener clara nuestra relación de trabajo era lo más importante. Estuvimos de acuerdo en sentarnos, dándonos cada semana retroalimentación el uno al otro. Nueve años más tarde, a menudo sonrío cuando recuerdo cómo el consejo de Dave nos preparó para el éxito.

Así que llevar mi ser de forma integral al trabajo significaba mostrarme abiertamente triste. La forma en que los colegas me apoyaron mostró la necesidad de mejores políticas de duelo y licencia por enfermedad. Cuidar a la gente cuando más lo necesita no es sólo lo correcto, sino lo más inteligente.

Sobre la experimentación
CRAIG VENTER
El decodificador: fundador de Celera Genomics; secuenciador del genoma humano; presidente de Human Longevity Inc. y Synthetic Genomics Inc.

El tiempo lo es todo en la ciencia, como lo es en la mayoría de las cosas en la vida. En 1944 Oswald Avery hizo un experimento que demostraba que el ADN era la forma en que se heredaban los rasgos. Pero no obtuvo el Premio Nobel porque todo el mundo quería creer que las proteínas eran el material genético. He tenido suerte. Casi abandoné la preparatoria y decidí no ir a la universidad, aunque tenía una beca de natación. Terminé en Vietnam. Después, tuve que empezar mi educación desde cero. Tuve un profesor de inglés, Bruce Cameron. Nos hicimos amigos de por vida. Si no fuera por él, no habría sobrevivido al primer semestre en el colegio comunitario. Me enseñó a ignorar la tarea y escribir lo que quería. Terminé recibiendo mi doctorado en sólo tres años. Aprendí que la mayoría de la gente falla en las ciencias porque se agotan hablando sobre hacer el experimento. Las ideas se venden a centavo por docena. Lo que hace la diferencia es la ejecución de la idea. Eso me enseñó a reconocer cuándo había llegado el momento de adoptar nuevas tecnologías para entender la genética y luego incluso para secuenciar el genoma humano. Una vez llegué demasiado temprano: empecé a tratar de crear vida sintética una década antes de que el mundo estuviera listo para ello. Pero ya está listo.

Consulta los 100 ensayos, aquí.

Sobre la flexibilidad
BERNARD ARNAULT
Máximo creador de tendencias: fundador del conglomerado de bienes de lujo LVMH

El éxito de LVMH se basa en la creatividad, la calidad, el espíritu empresarial y, lo más importante, la visión a largo plazo. Por ejemplo, recuerdo la primera vez que visité China, en 1991. Llegué a Beijing y no vi autos —sólo bicicletas— ni edificios altos. El PIB era 4% de lo que es hoy. Sin embargo, decidimos abrir nuestra primera tienda Louis Vuitton en China. Hoy, Louis Vuitton es la marca de lujo número uno en el país y en todo el mundo. Hemos visto durante los últimos 25 años un creciente deseo de productos de alta calidad y una aceleración del poder adquisitivo. Hoy en día, Internet hace que el planeta sea mucho más pequeño. Los lanzamientos de productos necesitan ser globales para tener éxito en nuestros días. En la actualidad, cuando empiezas algo, por lo general tienes que arrancarlo en todo el mundo al mismo tiempo para tener éxito, y puedes ver lo que pasa en cualquier lugar, al instante. Eso requiere una mayor inversión, lo que nos da una ventaja. Crear productos nuevos cada vez más deseables y venderlos en todo el mundo es lo que LVMH hace mejor.

Sobre la flexibilidad
LAKSHMI MITTAL
Constructor global: presidente y CEO de Arcelormittal, la mayor siderúrgica del planeta

El acero es uno de los materiales más utilizados en el mundo de hoy, pero eso no significa que en el futuro no habrá una forma diferente de fabricar acero o que otros no desarrollarán nuevos materiales que desafíen la posición del acero. El ritmo del cambio tecnológico de hoy es significativamente más rápido al del pasado, toda industria tiene que luchar contra la complacencia, prepararse para ver la disrupción que viene y ser lo suficientemente flexible para adaptarse rápidamente.

Sobre la previsión
ELON MUSK
Iron Man: emprendedor alfa; cofundador de Paypal, Tesla, SpaceX y Neuralink

La Inteligencia Artificial proporcionará muchos beneficios sociales, incluyendo automóviles autónomos y diagnósticos médicos mejorados. Sin embargo, con la IA podríamos estar convocando al demonio y crear un riesgo existencial para la humanidad. Si una superinteligencia digital fuera inadvertidamente optimizada para hacer algo perjudicial para la humanidad, esto podría tener consecuencias catastróficas. Podríamos hacer algo como enfocar la IA para deshacernos del spam y la directriz podría concluir que la mejor manera de deshacerse del spam es deshacerse de los humanos. O un programa financiero podría decidir que la mejor manera de ganar dinero es aumentar el valor de las acciones de defensa iniciando una guerra. Somos la primera especie capaz de la auto-aniquilación, y ese escenario es muy probable si se le da el tiempo suficiente. La pregunta: ¿Podemos salir adelante? Necesitamos aprender tanto como sea posible y crear un organismo gubernamental para regular la IA. En última instancia, el sector privado tendrá que tomar la delantera en la construcción de tecnología segura y útil que beneficie a la humanidad.

Sobre la inversión
WARREN BUFFETT
EL Oráculo: CEO de Berkshire Hathaway; posiblemente el mayor inversionista y filántropo de todos los tiempos

Cuando tenía 7 u 8 años, tuve la suerte de encontrar un tema que realmente me interesara: la inversión. Leí cada libro sobre ese tema en la Biblioteca Pública de Omaha cuando tenía 11 años. Algunos de ellos más de una vez. Mi papá estaba en el negocio de la inversión, así que cuando comía con él los sábados, o cuando podía, tomaba libros de su oficina y los leía. (Si él hubiera sido vendedor de zapatos, yo podría ser un vendedor de zapatos hoy.)

Durante mi paso por la Universidad de Nebraska compré por accidente el libro que se convirtió en la mayor influencia en mi vida de inversión. Leí y releí The Intelligent Investor, de Benjamin Graham, una media docena de veces, es una filosofía increíblemente sólida, muy bien escrita y fácil de entender. Y me dio una filosofía de inversión que todavía uso hoy.

Esa estrategia es encontrar un buen negocio —uno que puedas entender por qué es bueno— con una ventaja competitiva y duradera, dirigida por gente capaz y honesta, y disponible a un precio que tenga sentido. Porque no vamos a vender el negocio, no necesitamos algo con ganancias que suban el próximo mes o el próximo trimestre; necesitamos algo que ganará más dinero 10, 20 o 30 años a partir de ahora. Y luego queremos un equipo directivo que admiremos.

Mi inversión favorita, una que encarna esta filosofía, es Geico, la cual conocí cuando tenía 20 años, porque subí a un tren y bajé en Washington un sábado y toqué la puerta de Lorimer Davidson, que más tarde se convertiría en CEO, hasta que me abrió. Él contestó mis preguntas, me enseñó el negocio de seguros y me explicó la ventaja competitiva que tenía Geico. Esa tarde cambió mi vida.

Aquí hay un producto que hoy cuesta, en promedio, 1,800 dólares al año. La gente no quiere comprarlo, pero sí quiere manejar. Y espera nunca usarlo, porque no quiere tener un accidente. Y Geico era una manera de entregar ese producto por menos dinero del que la gente había estado pagando. Cuando Berkshire compró el control de la empresa en 1995, tenía una participación de mercado de alrededor de 2%; ahora tiene una participación de 12% y estamos ahorrando al público estadounidense quizás 4,000 MDD al año contra lo que pagarían si hubieran comprado el seguro de la forma en que lo hacía antes. Ésa era una idea simple cuando Leo Goodwin fundó la compañía en 1936, y es hoy la misma idea simple.

Ben Franklin dijo hace mucho tiempo: “Mantén tu tienda y tu tienda te mantendrá”. Dejando de lado lo extraño del lenguaje, eso significa no sólo satisfacer a sus clientes, sino deleitarlos. Ellos van a hablar con otras personas, querrán volver. Cualquiera que tenga clientes felices es probable que tenga un buen futuro.

Pero en última instancia, hay una inversión que reemplaza a todas las demás: Invierte en ti mismo. Atiende tus necesidades, cualquiera que éstas sean, y hazlo ahora. Cuando era joven, sentía mucho miedo de hablar en público. No podía hacerlo. Me costó 100 dólares tomar un curso de Dale Carnegie, y cambió mi vida. Gané tanta confianza con mi nueva habilidad que le propuse matrimonio a mi esposa a la mitad del curso. También me ayudó a vender acciones en Omaha, a pesar de tener 21 años y lucir aún más joven. Nadie puede quitarte lo que tienes en ti mismo, y todo el mundo tiene un potencial que todavía no ha usado. Si puedes aumentar tu potencial 10%, 20% o 30% al mejorar tu talento, nadie te lo podrá quitar. La inflación no te lo podrá quitar, lo tendrás contigo el resto de tu vida.

Sobre escuchar
OPRAH WINFREY
Conductora; superestrella de la sindicación; gigante del branding; fundadora de Oprah Winfrey Network

Nelson Mandela me invitó a quedarme en su casa durante diez días. Al principio me sentí muy intimidada. Le había dicho a mi novio Stedman Graham: “¿De qué voy a hablar durante diez días y diez noches en la casa de Nelson Mandela?” Y Stedman dijo: “¿Por qué no intentas escuchar?” Así que cuando estuve allí, a mitad de mi visita con él, me sentí cómoda sentada, pasando el tiempo a su lado. En primer lugar, cuando vas a la casa de Nelson Mandela, ¿qué llevas? No puedes llevar una vela. Lo que yo quería era llevarle algo que fuera valioso. Un día mientras hablábamos, empezamos una conversación sobre una nota de un periódico: la pobreza y cómo cambiarla. Y le dije: “La única manera de cambiar la pobreza es a través de la educación, y un día me gustaría construir una escuela en Sudáfrica”. Y él dijo: “¿Quieres construir una escuela?” Se levantó y llamó al ministro de Educación. Esa misma tarde tuvimos en una reunión y hablamos sobre construir una escuela.

Sobre el brío
DONALD TRUMP
Vendedor y domador extraordinario: Dueño de la Trump Organization, 45º presidente de Estados Unidos

La lección de negocios más grande que he aprendido en la vida es el mismo mensaje que tengo para los jóvenes de todo Estados Unidos: Nunca te rindas. Incluso en las circunstancias más difíciles, ten fe en ti mismo, confianza en tus habilidades y la convicción de que serás capaz de ganar para tu familia, para tu negocio y para tu país. Pero tienes que disfrutar la pelea, tienes que disfrutar ir a trabajar todos los días e ir a la batalla por lo que crees y por la gente en la que crees. Y si haces eso, si sigues avanzando, entonces cada victoria a lo largo del camino se alimentará de otra victoria, y otra oportunidad, y otra oportunidad para un gran avance. Al construir este impulso, empujando, sin retroceder y negándote a permitir que otras personas definan tus límites, acercarás tus metas a un rango más cercano y las alcanzarás. Estados Unidos es una tierra de sueños, y si perseguimos esos sueños con todos nuestros corazones, entonces nuestro país será más grande que nunca.

Sobre la motivación
MARK ZUCKERBERG
Conector global: cofundador de Facebook

Mi esperanza nunca fue construir una compañía. Yo estaba impulsado por un sentido de propósito para conectar a la gente y acercarnos más.

Un par de años después de iniciar Facebook, algunas grandes empresas querían comprarnos. Casi todo el mundo quería vender, pero no lo hice. Quería ver si podíamos conectar más gente. Desarmé a nuestra compañía, deshilachando las relaciones hasta que, en un año, todos en el equipo directivo se habían ido.

Ése fue mi tiempo más duro liderando Facebook. Creía en lo que estábamos haciendo, pero me sentía solo. Y peor aún, fue culpa mía. Eso me enseñó que no es suficiente tener propósito. Tienes que crear un sentido de propósito para los demás. Y yo no había explicado lo que esperaba construir.

Ese sentido de propósito crea motivación y significado para las personas más allá de sobrevivir o ganar dinero. Atrae a otras personas que están interesadas en las cosas correctas. Personas aquí desarrollan productos porque quieren hacer algo significativo y desempeñar un papel importante en cómo la gente utiliza Facebook. La empresa tiene que tener éxito para seguir adelante, pero la verdadera motivación es crear un cambio social positivo en el mundo.

Creo que eso es cierto para la mayoría de las buenas empresas. Construir algo como Facebook y administrar una comunidad como la nuestra requiere de inspiración. Una gran parte de nuestro equipo de liderazgo está cableado de esa manera. Nuestra brújula como compañía tiene que ver con hacer que nuestros servicios estén disponibles para la mayoría de las personas posible de forma que podamos dar voz a todo el mundo.

Con frecuencia la gente me pide consejos sobre cómo iniciar una empresa, y siempre les digo que su objetivo nunca debe ser la creación de una empresa. Concéntrate en el cambio que deseas hacer, encuentra personas que compartan tu mismo propósito y eventualmente tendrás la oportunidad de construir algo que ayude a crear un propósito para los demás y tenga un impacto positivo en el mundo.

Sobre la nobleza
MEG WHITMAN
Rompedora de techos y constructora de empresas: ex CEO de eBay; CEO de Hewlett Packard Enterprise

Existe el mito (al menos yo creo que es un mito) de que ser exitoso exige que renunciemos a los valores de la decencia y el sentido común: honestidad, familia, comunidad, integridad, generosidad, valor, empatía, etc. A medida que avanzamos en nuestras carreras, existe la creencia de que ganar a toda costa es ganar y nada más. Nunca he comprado ese mito. Respeto la ambición, pero no la ambición despiadada.

Hoy tenemos la oportunidad de usar nuestros valores para ayudarnos a reinventar nuestro futuro en un momento de gran estrés y ansiedad económica. Hay quienes ven ese enfoque en los valores como un lujo para los tiempos prósperos, cuando podamos “permitirnos” pensar en hacer del mundo un lugar más amable o más noble. Quiero exponer un argumento diferente: es precisamente en tiempos difíciles que debemos alinear nuestras prioridades y acciones con los principios fundamentales que en última instancia crean estabilidad, eficiencia, energía e incluso prosperidad. Navegar por valores esenciales puede tener un efecto multiplicador de fuerza.

Sobre la apertura
TIM BERNERS-LEE
Visionario: inventor de Internet

Publiqué mi propuesta sobre la World Wide Web en 1989. Desde el inicio, lo imaginaba como un espacio abierto y universal donde cualquier persona, en cualquier lugar, podía tomar sus ideas y darles vida sin tener que pedir permiso ni pagar regalías. Yo diseñé la red con esos factores y tomé una decisión consciente de no tratar de patentarla o registrar los derechos de autor. En 1993, el CERN, mi empleador en ese momento, acordó poner el código a disposición de cualquier persona, libre de regalías, para siempre.

Esta apertura está en el centro de lo que hace que la Web sea poderosa. Ha respaldado décadas de creatividad e innovación, abriendo el acceso a la información, permitiéndonos comunicarnos y colaborar a través de las fronteras, y crear nuevas industrias. Pero ahora, a medida que la Web madura, esta apertura está bajo amenaza.

Algunos gobiernos han intensificado la censura de la información de la que se sienten amenazados, utilizando tecnologías basadas en la Web para vigilar a los ciudadanos o incluso cerrar la Internet en su jurisdicción. Y algunas empresas también están tratando de limitar la apertura para obtener ganancias financieras, desafiando el principio de que todo el tráfico de Internet es tratado por igual: la neutralidad de la red. Internet es tanto un mercado para el ancho de banda como un facilitador del mercado (contenido, redes sociales, etc.). Reglas sólidas de neutralidad de la red que separan estos mercados son fundamentales. De lo contrario, un conjunto de intereses puede controlar al otro, provocando un desastre para la innovación.

La web abierta ha sido un terreno fértil para que los empresarios construyan empresas exitosas sin tener que pedir permiso a los proveedores de Internet para que su idea despegue. Rompes ese espacio “libre de permisos” y estableces barreras sustanciales para el siguiente gran invento de la Web.

La Web abierta, al igual que todos los mercados abiertos, exige reglas para asegurar que se mantenga justa y competitiva. Para el beneficio económico, social y político de todos, la Web debe ser reconocida como un bien público y protegida por acciones corporativas y gubernamentales apropiadas, incluyendo la preservación de la neutralidad de la red. Ningún individuo puede controlar el futuro de la Web, pero juntos podemos mantenerlo abierto y construir la Web que queremos.

Sobre la reputación
MIUCCIA PRADA
Co CEO Y diseñadora en jefe de Prada

No estoy interesada en construir una reputación para mí, pero me importa lo que la empresa representa. Creo en el trabajo y en estar conectada con el mundo en que vivimos. Necesitas ser curiosa y nunca dejar de estudiar. Tienes que desafiarte a pensar cada día para entender y reaccionar a lo que está sucediendo.

Consulta los 100 ensayos, aquí.

Sobre la reputación
CARLOS SLIM HELÚ
Economía de un solo hombre; una vez el más rico del mundo

Al final, nos vamos sin nada. Los emprendedores sólo son administradores temporales de riqueza. Así que haz lo correcto para tus clientes, tus empleados y tus inversionistas.

Sobre la revolución
BILL GATES
Titán tecnológico (cofundador de Microsoft); filántropo global (Fundación Bill & Melinda Gates); la persona más rica del mundo (por ahora)

A principios de 1975, cuando estaba en la universidad, mi amigo Paul Allen me mostró un tema de Popular Electronics con la computadora Altair 8800, la primera computadora personal con éxito comercial. Ambos pensamos lo mismo: “¡La revolución va a suceder sin nosotros!” Estábamos seguros de que el software iba a cambiar el mundo, y nos preocupaba que, si no nos uníamos rápidamente a la revolución digital, nos pasaría de largo. Esa conversación marcó el final de mi carrera universitaria y el comienzo de Microsoft.

Los próximos 100 años crearán aún más oportunidades como esa. Dado que es tan fácil para alguien con una gran idea compartirla con el mundo en un instante, el ritmo de la innovación se está acelerando, y eso abre más áreas que nunca para la exploración. Acabamos de empezar a aprovechar la capacidad de la inteligencia artificial para ayudar a las personas a ser más productivas y creativas. Las biociencias están llenas de perspectivas para ayudar a las personas a vivir vidas más largas y saludables. Los grandes avances en energía limpia la harán más asequible y disponible, lo que ayudará a combatir la pobreza y evitar los peores efectos del cambio climático.

El potencial de estos avances es emocionante —podrían salvar y mejorar la vida de millones— pero no son inevitables. Sólo ocurrirán si la gente está dispuesta a apostar por muchas ideas locas, sabiendo que, aunque algunas no funcionarán, un avance tiene el potencial de cambiar el mundo. Durante los próximos 100 años, necesitaremos que las personas sigan creyendo en el poder de la innovación y que se arriesguen a intentar algunas ideas revolucionarias.

Sobre el riesgo
RICHARD BRANSON
Thrillionaire: emprendedor consumado; fundador del Virgin Group

Supongo que, de todos los empresarios en esta edición, he hecho algunas de las cosas más locas y extrañas para poner a mis empresas en el mapa. A veces esas acrobacias han funcionado, a veces no. Cuando Virgin America lanzó su ruta de Las Vegas, mi personal me llevó a la cima del Hotel Palms de esa ciudad y me dijo que tenía que saltar en bungee desde el último piso durante la fiesta de presentación. Yo estaba muy escéptico, el viento soplaba a 80 kilómetros por hora. Pero salté y golpeé el costado del edificio durante la caída, arrancando por completo mis pantalones. La sangre corría por mis piernas cuando llegué a la fiesta. La marca Virgin está intrincadamente vinculada conmigo personalmente, así que tengo que tener cuidado de no dañar la marca yo mismo.

Pero eso no significa no tomar riesgos. A medida que el Grupo Virgin se ha vuelto mucho más grande y mucho más fuerte, podemos darnos el lujo de tomar riesgos más grandes y más audaces en muchos sectores diferentes. Algunas de nuestras inversiones más grandes han sido las empresas aeroespaciales, en las que ya hemos invertido 1,000 MDD. Asumimos toneladas de riesgos en la vida, ya sea que se trate de riesgos personales o de negocios. Algunas veces nos vamos de bruces, pero a la gente no le importan las personas que intentan algo y fracasan.

Sobre el riesgo
MICHAEL BLOOMBERG
Hacedor: pionero de las fintech y los medios; alcalde orientado a las soluciones; filántropo

Fui despedido de Salomon Brothers en 1981, en parte porque nadie en la firma creyó mucho en mi idea de computarizar los datos financieros y el análisis y presentarlos en tiempo real. En aquel entonces, la mayoría de los profesionales financieros no sabían cómo usar una computadora, y mucho menos tenían una en su escritorio.

Las organizaciones se resisten a la innovación —y las que lo hacen fracasan inevitablemente— porque las personas se sienten más cómodas con lo que saben que con lo que no saben. Mirar más allá del horizonte y asumir riesgos siempre ha sido una parte esencial de la cultura de nuestra empresa, la cual llevamos a la alcaldía de Nueva York y trabajamos duro para difundir por todo el gobierno de la ciudad.

Tanto en el sector público como en el privado, la innovación requiere de la contratación de personas inteligentes, creativas y motivadas, requiere que se les permita asumir riesgos y que se sientan respaldados, de manera pública, cuando las cosas no salen como se espera. Los fracasos gerenciales más grandes de los negocios y el gobierno no son los objetivos no alcanzados, sino las oportunidades desaprovechadas.

Sobre el desinterés
MUHAMMAD YUNUS
Padre del microfinanciamiento: fundador de Grameen Bank; Premio Nobel de la Paz

El capitalismo ha sido interpretado como una filosofía basada en la codicia. Pero, aunque los seres humanos son egoístas, también son desinteresados. ¿Por qué se descarta esta última parte de la interpretación? Estamos viendo cada vez más negocios sociales —o empresas sin dividendos, cuyo objetivo es resolver problemas en lugar de ganar dinero— nacer en muchas partes del mundo. En los negocios sociales, los beneficios se reciclan dentro de la propia empresa para continuar trabajando en un problema. Los inversionistas recuperan su dinero, pero nada más aparte del disfrute de lo que han hecho. Ganar dinero es una felicidad; hacer feliz a otras personas es una súper felicidad.

Un ejemplo: Lanzamos Grameen Shakti, o “Grameen Energy”, para llevar electricidad al Bangladesh rural. Le decimos a la gente: “El dinero que gastas en queroseno cada mes, dánoslo y te daremos electricidad”. Y usamos su dinero para financiar su sistema de energía solar —y después de tres años, pueden quedárselo sin hacer un pago más. Hemos llevado energía solar a 2 millones de hogares rurales, el sistema independiente de la red más grande del mundo, y los clientes no pueden creerlo, ahora pueden tener televisión y cargar sus teléfonos móviles. Es tan exitoso, que han surgido muchos competidores, algo que celebramos porque somos un negocio social, y los competidores ayudan a resolver el problema.

En Bangladesh, durante los últimos tres años, hemos estado pidiendo a los jóvenes desempleados que ideen sus propias ideas de negocio e invertimos en ellas. Nos convertimos en fondo de capital de riesgo para los negocios sociales. Les aseguramos que ninguno de ellos será rechazado, pero sólo serán fondeados los que estén listos para la implementación. Ahora financiamos a 1,500 nuevos empresarios cada mes. Es número crece cada 30 días. Ya se han financiado 19,000 empresas. La tasa de éxito es de 99.5%. Creemos que todos los seres humanos nacen siendo empresarios. No nacen para trabajar para otra persona. Históricamente han sido cazadores, recolectores y solucionadores de problemas, eso permanece como una parte esencial de nuestro ADN; no somos buscadores de empleo, somos creadores de empleo. La búsqueda de empleo es un giro equivocado en nuestra historia.

Sobre las fases
TERRY GOU
Fabricante de electrónicos del mundo: fundador de Foxconn

Durante los primeros 20 años de mi carrera, trabajé duro para ganar dinero. Era necesario, porque sin él, lograr mis ideales no sería posible.

En los siguientes 20 años de mi carrera, trabajé por mis ideales. Guiado por esos ideales y una vida con propósito, desarrollé un buen espíritu de trabajo y confianza en mí mismo para soportar cualquier desafío.

Durante los próximos 20 años, trabajaré por temas que son mi pasión. Mis intereses y mis prioridades son utilizar mi experiencia de vida y lo que he sido capaz de lograr para nutrir a la próxima generación para que pueda hacer sus propias contribuciones a la construcción de un mundo mejor.

Creo que los profesionales más afortunados del mundo son aquellos que pueden llevar a cabo con éxito esas tres fases a lo largo de su vida laboral.

Sobre la transparencia
JEFF BEZOS
El Sam Walton del Siglo XXI: fundador de Amazon

Estamos en medio de una gigantesca transición, donde los clientes tienen un poder increíble como resultado de la transparencia y la recomendación de boca en boca. En el pasado, si hacías feliz a un cliente, se lo diría a cinco amigos. Ahora con el megáfono de Internet, ya sea a través de los comentarios de las reseñas de los clientes o de las redes sociales, pueden decírselo a 5,000 amigos. En los viejos tiempos, un producto inferior podría prevalecer en el mercado con un marketing superior. Hoy, los clientes pueden decir si el producto y el servicio es bueno porque hay mucha transparencia. Pueden compararlo con otros muy fácilmente, y entonces decirlo a todos sus amigos. Los clientes hacen el trabajo pesado en lo que se refiere al marketing. En lugar de productos inferiores gritando más fuerte, tenemos una especie de meritocracia de los productos. Es muy bueno para los clientes, es muy bueno para las empresas que lo adoptan, y es muy bueno para la sociedad.

Sobre la urgencia
RUPERT MURDOCH
Último magnate de los periódicos, el más perspicaz de los power brokers: presidente ejecutivo de News Corp y 21st Century Fox

Como un joven dueño relativamente tímido e inexperto de un periódico del Adelaide News en Australia, tuve la suerte de trabajar junto a reporteros, editores y diagramadores de primera línea que preparaban el papel en forma de metal antes de su impresión. Almas robustas que no tenían tiempo para el elitismo o aires y gracias, e incluso menos tiempo para la incompetencia.

Mi perspectiva, mi energía, mi seguridad y mi sentido del propósito social se formaron en la meritocracia ligeramente alocada de esa redacción, donde empiezas todos los días con un lienzo en blanco e intentas implacablemente capturar tantas noticias originales como sea posible y presentarlas en una forma coherente, convincente y valiosa. La urgencia, el impulso cotidiano, ese constante auto cuestionamiento integral en la edición de un periódico, la incesante curiosidad, son lo que he sostenido en cada día de mi carrera, llevándome a mí ya nuestros negocios más allá de lo que jamás hubiera imaginado mi joven yo. Esas experiencias, esos principios, me ayudaron a construir un negocio en televisión, cine y medios digitales, donde la unidad y la creatividad son esenciales y trabajar como parte de un equipo, independientemente de tu título, es imprescindible.

Con esos primeros colegas, que toleraron mi inexperiencia y me guiaron con su sabiduría terrenal, estoy y estaré siempre agradecido.

Sobre la sabiduría
TED TURNER
Maverick: pionero de la television por cable; fundador de CNN; aficionado a los estudios de Hollywood; salvador de la ONU

Cuando era chico, mi padre contrató a un hombre llamado Jimmy Brown para que trabajara para nuestra familia y se convirtió en uno de mis amigos más queridos. Jimmy me enseñó cosas que mi propio padre no podía enseñarme, como navegar. Vivíamos en Savannah durante la segregación y Jimmy y yo no podríamos haber sido un par más improbable: un niño blanco privilegiado y un hombre negro adulto. Pero Jimmy me proveyó de más sabiduría y comprensión que nadie más. No creo que sería la persona que soy hoy si no fuera por él.

 

 

 

Fuente Forbes

Deja un comentario

Login