El “#skinnyshaming” es real

¿Cuántas veces has publicado fotos tuyas disfrutando de la playa en las redes sociales? Y honestamente: ¿cuántas de esas fotos están retocadas, aunque solo sea un poquito? Si la respuesta es afirmativa, no te preocupes: todos hemos pecado de retocar nuestras fotos para mostrar lo mejor de nosotros mismos de cara a la comunidad online que nos sigue. A raíz de la aparición de esta realidad totalmente irreal, han sido muchos los que han dado un paso adelante y han decidido mostrarse tal y cómo son; personas que han optado por aceptarse y quererse a sí mismos, y enseñar que es normal y está bien tener defectos. El movimiento del ”body positive” ha inundado las redes sociales, para gusto de muchos, y ver cómo “influencers” como Tess Holliday, Iskra Lawrence o Ashley Graham se han convertido en estrellas demostrando que se puede ser bello llevando una talla más allá de la 44, ha hecho que muchos otros decidan seguir su camino y dejarse de complejos.

Pero, ¿todo el mundo está incluido en eso del “body positive”? Si piensas en todos los ejemplos de representantes del movimiento que se han convertido en “tendencia” en estos últimos años, seguro que te das cuenta que todos ellos luchan porque se les acepte tal y como son, sí; pero con su talla “real”. Sin embargo, ¿qué hay de todos aquellos cuya talla “real” es una 32-36? ¿Acaso ellos no pueden ser ejemplos del movimiento?

La respuesta es sí, porque a pesar de lo que pueda parecer, estar delgado no te garantiza la ausencia de complejos, sino más bien todo lo contrario. Si aquellos con una talla grande se quejan del #fatshaming (humillación por estar gordos) que reciben en las redes cada vez que se les ocurre subir una fotografía; aquellos que están delgados tienen que vivir un infierno similar. El #skinnyshaming (humillación por estar extremadamente delgado) es real, y cada vez son más los que se quejan abiertamente del trato que están recibiendo; ya que parece que hay que tener unos kilos de más para poder ser alguien “real”.

Humillar a alguien por su cuerpo no tiene límites, y así ha querido dejarlo claro la “influencer” @SleepGrips en Instagram. ¿El problema? La gente se mete con su cuerpo y critican que esté demasiado delgada, especialmente sus piernas. Le acusan de padecer anorexia y de ser un mal ejemplo para todas sus seguidoras, que al verla podrían querer imitarla y aspirar a una insana y extrema delgadez. Sin embargo, la joven no padece ningún tipo de trastorno alimenticio ni pretende que la gente haga nada, porque su cuerpo es así. Al ver que sus fotos recibían todo tipo de insultos y comentarios negativos, la joven ha querido dejar clara su postura al respecto, publicando una foto de sus polémicos muslos: “No me puedo creer que tenga que explicar esto, pero he recibido tantos comentarios horribles últimamente que he tenido hasta que bloquear algunas palabras”, comienza, “Mucha gente sintió que era necesario dejar comentarios inapropiados o mandarme mensajes diciendo que mis muslos son falsos o están Photoshopeados, así que os dejo un video para que veáis que, en realidad, ¡no lo son!”.
El video, en el que se ven los muslos de la joven, ha recibido un montón de visitas; y sobre todo, comentarios de gente que se identifica totalmente con ella.

“Me he pasado la vida siendo humillada y juzgada por otros que no entienden que soy delgada y desgarbada por naturaleza”, confiesa, “Mi peso es lo primero que ataca la gente, lo que me ha llevado a querer engordar -lo cuál no se corresponde con mi cuerpo. ¡Lo he intentado y he fracasado miserablemente! Por eso he querido publicar este post, me gustaría tener un momento para hablar del “body positive” y de cómo vemos nuestros cuerpos, especialmente jóvenes adolescentes”.

La joven insiste en que dejar un comentario o mencionar algo sobre el peso de alguien es un tema muy delicado, ya que nunca se sabe por lo que podría estar pasando esa persona. “Intento no juzgar a otros, solo decir cumplidos si tengo que hablar del aspecto físico de alguien, ya que la mayor parte de las veces son aspectos que no se pueden cambiar”, dice.
En el video, la joven también confiesa que debido a su aspecto, ha recibido ofertas de empresas que patrocinan productos para adelgazar, que tan de moda están en las redes sociales. “Es horrible, porque desde que era pequeña he sido delgada”, dice, “cuando tenía siete años, la gente me preguntaba si era anoréxica, y yo no sabía ni lo que era eso. Si quisiese ganar dinero fácil, podría haber mentido y ser patrocinada por estas empresas, pero decidí que no porque no hay nada que pueda ganar con ello”.
Al final, hace una reflexión que todos deberíamos hacer: “Por favor, daros cuenta de que todo el mundo es humano, y tiene su propia percepción de cómo es su cuerpo”, insiste, “Muchas chicas muy delgadas quieren ganar peso, y otras muchas chicas más grandes quieren perder peso. Conozco a muy pocas personas que estén completamente felices con su cuerpo. Sé que muchas de vosotras sois mujeres jóvenes y es muy importante que miréis vuestro cuerpo y lo améis, en lugar de imaginar que sois alguien distinto”.

 

Fuente La Vanguardia

Deja un comentario

Login