Serena Williams revela que estuvo a punto de morir tras dar a luz a su hija

El pasado mes de septiembre, la tenista Serena Williams (36) dio a luz a una niña, su primer hijo, en una clínica en el West Palm Beach, una ciudad al este de Florida.

Los detalles del alumbramiento no tardaron en trascender. Pocas horas después del nacimiento de Alexis Olympia, se supo que la tenista había cerrado toda una planta del centro médico para preservar su intimidad, que fue un parto inducido y que el bebé había pesado tres kilos al nacer.

Sin embargo, no ha sido hasta ahora, cinco meses después, que se ha sabido que la campeona del tenis estuvo a punto de morir tras dar a luz.

Ha sido la propia Williams quien ha desvelado a través de un artículo publicado en la web de la cadena estadounidense CNN que estuvo postrada en la cama durante seis semanas debido a una serie de complicaciones, incluida una embolia pulmonar que dio lugar a múltiples cirugías, después de que su hija naciera por cesárea de emergencia.

“Estoy muy agradecida de tener acceso a un equipo médico tan increíble de médicos y enfermeras en un hospital con equipos de última generación”, ha escrito.

La embolia pulmonar que sufrió la deportista tras el parto le provocaron unas fuertes toses que hicieron que saltaran los puntos de la cesárea.

… but are you ready?

A post shared by Serena Williams (@serenawilliams) on

Lo cierto es que dos semanas después del nacimiento de Olympia, Serena desveló a través de su Instagram que surgieron ciertas complicaciones tras el parto por las que estuvieron que estar seis días más ingresados en el hospital. Aunque la tenista no quiso entrar entonces en detalles.

Williams continuó su columna alentando a las personas a donar a organizaciones benéficas que ayudan a madres y recién nacidos en todo el mundo.

Fuente_ElMundo

Deja un comentario