“La vida es demasiado hermosa para esconderse en un clóset”: Clavadista olímpico

El clavadista Robert Páez salió de clóset a través de una emotiva carta.

La revista OutSports publicó una emotiva carta escrita por el clavadista venezolano Robert Páez de 23 años; en ella, el atleta salió de forma pública del clóset y relató cómo ha sido esta experiencia a nivel personal.

“Empecé en los deportes cuando tenía 7 años. Crecí en Venezuela y desde muy temprana edad supe que había algo diferente en mi pero no sabía realmente qué era”.

“Entendí que esto era y sería mi verdad para siempre, y mi autoaceptación solo estaba en mis manos. Dependía de mí si vivía feliz, o si me hundía y vivía en una mentira”.

“Cuando tenía 18 años, encontré el valor de abrirme con mi madre. Un día, después de haber competido por Venezuela en mis primeras Olimpiadas, le dije que estaba enamorado. ‘¿De un chico o una chica?’, preguntó ella”.

“Mis tres hermanos me abrieron sus brazos y sus corazones. No era importante si soy gay, ellos me aman sin importar nada”.

“Sentía miedo de salir del clóset con mi padre porque él es militar y pensé que iba a rechazarme… Él sabe sobre mí desde hace un año y me acepta por lo que soy”.

“Muchas veces, como hombres gay, por temor a aceptar lo que realmente somos, encontramos una novia para hacer creer a nuestra familia que somos lo que ellos llaman un ‘hombre real’. Ojalá pudiera mostrarles a otros hombres gay que no estamos engañando a nadie, sólo a nosotros mismos”.

Páez, quien ha sido clavadista olímpico en los juegos de Londres 2012 y Brasil 2016 habla del amor con el que su familia recibió la noticia de su orientación sexual; pues a pesar de que viven en una cultura machista, para nadie de ellos es importante que él sea homosexual.

Robert espera que su historia ayude a otros atletas, sobre todos los latinos, a encontrar su propio momento y saber que ser gay no es una enfermedad.

“Al compartir mi historia, espero ayudar a que la palabra homosexualidad un día sea tan común como la palabra heterosexualidad”.

“Aceptarnos y respetarnos a nosotros mismos son grandes primeros pasos. La vida es demasiado bella para esconderse en un armario“.

“La verdad es que, si nací así, fue porque Dios me creó y lo quería de esa manera. Cuando finalmente llegué a creer eso, fue entonces cuando comprendí que debía aceptar con orgullo y valor lo que otros llamaron ‘mariconeria'”.

 

El famoso “TIRA BUZÓN”

A post shared by Robert Páez (@robertpaez) on

Fuente_SdpNoticias

Deja un comentario