Hot News

Así será la primera habitación para dormir bajo las aguas de las Maldivas

Con más de 100 resorts en las Maldivas es difícil decidir donde pasar unas vacaciones, la imagen idílica de un bungalow sobre el agua con un tobogán acuático de dos pisos incorporado con todo tipo de servicios, desde yoga a nadar con delfines, que hacen que cualquiera se pueda sentir como un náufrago glamuroso.

Pero esta experiencia va a cambiar, a partir de noviembre en la isla de Rangali (Maldivas), con un nuevo concepto para los viajeros que desean estar verdaderamente inmersos en la belleza natural del océano Índico El Conrad Maldives Rangali Island ofrecerá una experiencia inmersiva en uno de los entornos marinos más impresionantes con la primera villa submarina, the Muraka, que se traduce en “coral” en el idioma local, el Dhiveli.

El alojamiento está diseñado para integrarse en su entorno ofreciendo unas vistas incomparables de los colores y la vida del océano.

La villa fue creada por el mismo equipo responsable de Ithaa, el restaurante subacuático de The Conrad, donde los comensales disfrutan de deliciosos platos y del fondo marino a través de un dosel de acrílico transparente.

Las villa tendrá una capacidad para nueve personas en una estructura de dos niveles compuesta por un espacio sobre el nivel del mar y una suite acuática.

El nivel superior incluye dos dormitorios, dos baños, un tocador, gimnasio, cuarto de mayordomo, cuarto de seguridad privado, sala de estar, cocina, bar y comedor.

Además de unja cubierta orientada hacia la puesta del sol, y en el lado opuesto, una plataforma de relajación desde donde observar la salida del sol y se completa con una piscina infinity, también tiene un baño extra grande con una bañera con vistas al mar.

Una escalera de caracol (o ascensor) da paso a la suite submarina. Una habitación king size, sala de estar, baño y una cúpula acrílica curva que ofrece una vista de 180 grados del océano Índico, para sentirse como en una pecera.

Pero la experiencia de dormir, a cinco metros bajo el nivel del mar, no está al alcance de todos, 40.000 euros por noche aproximadamente. Es por eso que los huéspedes que reservan la villa son llevados en avión a su propio embarcadero privado de hidroaviones, y son recogidos en una lancha rápida que les pertenece para el resto de su estancia.

La suite está separada de las villas de playa de Conrad para que sus residentes no tengan contacto con nadie más, tampoco deben poner un pie en tierra firme durante sus vacaciones si no lo desean.

Cuatro mayordomos dedicados viven en una estructura cercana para facilitar el servicio durante todo el día, y todo (desde un chef hasta un conjunto de motos de agua y un entrenador físico de guardia) está incluido.

Fuente_La Vanguardia

Deja un comentario