AMLO llegó fifí a Palacio Nacional

Después de dos horas de reunión, Andrés Manuel entró al Salón Tesorería, destinado a cenas de gala para mandatarios invitados. Enfundado en un traje nuevo –“ando muy fifí”, bromeó– el político tabasqueño enumeró los acuerdos a los que llegó con Peña.

Andrés llegó puntal a la cita. A las 17:45 horas la bandera monumental aún ondeaba frente a Palacio Nacional cuando las puertas del búnker del “poder de los poderes” se abrieron de par en para recibir al Presidente Electo que, el 3 de julio pasado, prometió volver para iniciar formalmente el proceso de transición.

La política tiene sus propias leyes y lenguajes. El de López está cargado de simbolismo –a veces no intencionado– como esta tarde en la que cruzó la puerta coronada por la campana con la que inició –según la cosmología del propio tabasqueño– la primera transformación del país en 1810.

Abrazado por las porras de sus simpatizantes –como visitante que juega de local–, López se animó a cruzar la puerta abordo de su sedán blanco, bajar y regresar a saludarlos, lo seguía personal de presidencia que grababa sus gestos con curiosidad meticulosa.

A diferencia del primer encuentro entre ambos políticos, López Obrador se apersonó con autoridad en la puerta principal –la misma que en noviembre de 2014 manifestantes intentaron quemar–, sorteó las impunes vallas metálicas que impiden acercarse al Palacio cualquier mortal y se paseó por la entrada como si fuera su casa.

Dentro la fastuosidad y el diseño Art Déco del Salón Tesorería contrastaban con la sobriedad del templete y el pedestal que se instalaron para que el político tabasqueño emitiera un mensaje al final del encuentro. La primera ocasión que CEPROPIE transmitiría un mensaje de AMLO ameritaba buen ambiente y la producción amenizó con Jazz.

El clima nublado era una metáfora del animo entre personal de presidencia que cruzaba comentarios con algunos reporteros. “Esperemos que vengan cosas buenas”, “Ya tenemos que buscarle”, “Ya me estoy moviendo”, decían en tonos de voz que conocieron días soleados. La cuarta transformación no conviene a todos.

Después de dos horas de reunión, Andrés Manuel entró a dicho salón destinado a cenas de gala para mandatarios invitados. Enfundado en un traje nuevo –“ando muy fifí”, bromeó– el político tabasqueño enumeró los acuerdos a los que llegó con Peña.

Por primera vez el Centro de Producción de Programas Informativos Especiales (Cepropie), la televisora del Estado mexicano, transmitió el mensaje de Andrés Manuel, algo que hasta hace unos meses resultaba impensable y sólo en el imaginario de lo que ha llamado “la cuarta transformación”.

Frente a unos 200 medios de comunicación relató que acordaron impulsar una iniciativa de ley para reformar la ley de la administración pública federal y crear la Secretaría de seguridad pública y; también que el mexiquense respaldará la terna propuesta por el presidente electo para elegir el próximo Fiscal General de la República.

Andrés Manuel anunció que un equipo de 20 profesionales, 10 hombres y 10 mujeres, lo cuidará a partir del próximo 16 de septiembre cuando inicie su gira por la República mexicana; específico que este cuerpo buscará que no lo “apachurren” y no estarán armados.

“Respeto mucho al Estado Mayor presidencial, que de ninguna manera quiero faltarles al respeto… sin embargo son otros tiempos”, dijo el presidente más votado de la historia mexicana reciente.

Tras poco menos de una hora de charla con los medios de comunicación López obrador se despidió prometiendo que mañana en un encuentro un ministros de la suprema corte de justicia de la nación volviera a platicar de su cuarto transformación que este jueves inicio con puntualidad religiosa.

Fuente_SdpNoticias

Deja un comentario