Sánchez denuncia pintadas franquistas en sedes del PSOE y promete seguir su plan para el Valle de los Caídos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha denunciado este viernes a través de las redes sociales las distintas pintadas que han venido apareciendo en sedes del PSOE por parte de grupos extrema derecha en protesta por la intención de su Gobierno de exhumar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos.

“Las casas del pueblo del PSOE amanecen así desde hace semanas”, subraya Sánchez en un tuit en el que adjunta varias fotografías con ejemplos. En las distintas sedes, se pueden ver pintadas o carteles con lemas como “el Valle no se toca” o acusando a Sánchez de “profanador de tumbas”.

A pesar de estas amenazas, Sánchez utiliza el mismo tuit para dejar claro que no tiene intención de frenar sus planes para el mausoleo franquista, que pasan por sacar los restos del dictador y convertir el Valle en un lugar de “reconciliación y memoria”. “La democracia española no se puede permitir monumentos que ensalcen la dictadura franquista. Pronto serán pasado. Seguimos adelante”, ha prometido el presidente del Ejecutivo.

Hace semanas que tanto los socialistas como Podemos denuncian pintadas y carteles empapelando sus respectivas sedes, todas ellas con la firma de grupos de extrema derecha. Las intenciones de Sánchez con el Valle han despertado a estos sectores, que han aumentado sus actos de protesta. El pasado 17 de julio, la víspera del llamado “alzamiento nacional” (el golpe de estado que desencadenó la Guerra Civil en 1936), militantes de la extrema derecha se manifestaron en el monumento y lanzaron consignas franquistas.

Sánchez tampoco ha encontrado en el PP un aliado. El pasado mes de julio, el presidente popular Pablo Casado declaraba que él no gastaría “un euro” en desenterrar a Franco y acusaba al líder socialista de “fracturar a la sociedad”. Por su parte, Albert Rivera (Cs) se ha mostrado abierto a apoyar la iniciativa de Sánchez solo si el Gobierno accede a convertir el Valle en una suerte de Arlington español, es decir, un “cementerio nacional” que dé sepultura a los militares españoles.

Por el momento, la exhumación se ha aplazado hasta después del verano. El Gobierno de Sánchez busca acordar con la familia del dictador la exhumación de los restos de Franco, aunque ésta ya ha expresado su rechazo a aceptarlo. En paralelo, el Ejecutivo también necesita el permiso de la Iglesia. Éste podría ser más fácil: si bien inicialmente el prior de la basílica, Santiago Cantera, se negaba tajantemente a dar facilidades al Gobierno; recientemente habría admitido en privado que no podría negarse a la exhumación si la orden llega del Rey, según una información del digital eldiario.es.

A la espera de conocerse los planes, el Valle de los Caídos ha aumentado considerablemente sus visitas en los últimos meses, tras conocerse la intención del Gobierno de Pedro Sánchez. Este pasado julio recibió 12.737 visitantes más que en el mismo mes del año pasado, lo que supone un incremento del 49,8%. Según los datos ofrecidos por Patrimonio Nacional, el número de personas que visitaron el Valle pasó de 25.532 en julio de 2017 a 38.269 el mes pasado.

Fuente_La Vanguardía

Deja un comentario