1. Lo desenreda antes: ¡Cuidado! Esto puede causar que se dañe el látex y se rompa a medio acto. Lo correcto es desenrollarlo directamente en su erección.

2. No deja espacio en la punta: Debe haber espacio para evitar que la eyaculación lo rompa con su fuerza.

3. Lo lubrica con aceite de bebé: El aceite lo único que hará es debilitar el látex. La alternativa es usar lubricante a base de agua para que se deslice fácilmente.

4. Se lo pone muy tarde: Puedes quedar embarazada con la preeyaculación. Así que asegúrate de protegerte antes de que te penetre.

Fuete _Cosmopolitan

Por admin

Deja un comentario