Activistas y periodistas agredidos en la protesta feminista contra la violencia de género que fue reprimida a tiros por la policía, el pasado lunes por la noche en Cancún, denunciaron este miércoles agresiones sexuales por parte de los agentes.

Los afectados se presentaron hoy a la Vicefiscalía General del estado de Quintana Roo para ratificar sus denuncias por lesiones, abuso de autoridad, privación ilegal de la libertad, tortura, amenazas, omisión, homicidio en grado de tentativa, robo a mano armada, entre otros delitos.

Julián Ramírez, director del Colegio Kukulcán y maestro de Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado, conocida como Alexis y cuyo feminicidio provocó las protestas, aseguró que en el caso de algunas mujeres detenidas también hubo agresiones sexuales.

“Escuché los gritos de compañeras, mujeres detenidas que gritaban que las soltaran y que no las pegaran, ‘déjame de golpear y sácame las manos’ eran sus gritos”, relató a medios el profesor.

Con lesiones en el rostro y en el cuerpo, el maestro de Alexis relató lo sucedido en la explanada central del Palacio Municipal de Cancún, y explicó la forma en la que fueron detenidos y más tarde trasladados junto con siete mujeres a las instalaciones de Seguridad Pública Municipal y luego a la vicefiscalía, a través de unos patios que comunican ambas dependencias.

Julián aparece en numerosos vídeos transmitidos en redes sociales y en medios de comunicación reclamando a los policías por asistir a una manifestación civil armados y señalando violaciones de derechos humanos en la represión policial.

“No pueden salir a una manifestación de civiles armados con toletes y armas (AR15, UZI), con pistolas de 9 milímetros a dispararle a la población civil, había periodistas observadores de derechos humanos, maestros y niños”, recordó.

“Me detuvieron y me golpearon con palos, toletes, me patearon, me dijeron que me iban a matar, que iba a pagarla por todas y cuando les dije que era mi alumna me dijeron que me iban a dejar peor que ella”, relató.

Recordó que le dijo que era un maestro y le dijeron ‘pues para que aprenda’ y no les importó que exigiera sus derechos.

Deja un comentario