Agentes de policía de Chicago, en Estados Unidos, mataron de un disparo en el pecho a un joven de 13 años durante un “enfrentamiento armado” ocurrido en el barrio de Little Village.

Fue durante la madrugada del 29 de marzo que un policía disparó contra Adam Toledo, quien fue alcanzado por las balas cuando escapaba supuestamente de los oficiales y contra un joven de 21 años que iba con él, Rubén Romano, en un callejón en La Villita.

Las autoridades municipales indicaron en un comunicado que los agentes respondieron a una alerta por disparos pasada las dos de la madrugada del lunes en el West Side de la ciudad.

Al llegar al lugar, encontraron a un joven, identificado como Rubén Román Jr, de 21 años, y a Adam Toledo, quienes salieron corriendo para alejarse de los agentes.

El oficial implicado en el tiroteo, Eric Stillman, fue puesto de baja durante 30 días mientras se investiga lo ocurrido, como es procedimiento habitual en estos casos.

Policía gritó a Adam Toledo que le enseñara las manos antes de dispararle

En total, pasaron 19 segundos desde que Stillman sale de su patrulla hasta el momento en que le disparó a Adam Toledo.

Las imágenes de su cámara muestran al agente persiguiendo a Toledo a pie por un callejón durante varios segundos mientras le grita. «¡Policía! ¡Deténgase! ¡Deténgase en este momento!», usando palabras altisonantes.

Una vez que el adolescente reduce la velocidad, Stillman le grita: «¡Manos! ¡Manos! ¡Muéstrame las manos!».

Toledo se vuelve entonces hacia la cámara y Stillman grita »¡Suéltala!». Luego Stillman abre fuego y Toledo cae. Mientras se acerca al adolescente herido, Stillman pide por radio una ambulancia. Se le oye implorar al chico que se mantenga despierto, y mientras llegan otros agentes, uno de ellos dice que no siente los latidos del corazón y comienza a administrarle la reanimación cardiopulmonar.

Deja un comentario