Un adolescente de 15 años se inyectó mercurio con el fin de desarrollar poderes especiales parecidos a los de un personaje de la película de «X-Men», llamado Mercury. A pesar de que el caso ocurrió en 2014, se ha vuelto a poner en tendencia en internet.

El joven se inyectó la sustancia en el antebrazo, lo cual le provocó úlceras que no cicatrizaban, así como otros problemas de salud, reportó el Centro Nacional de Información Biotecnológica en Maryland.

«Presentamos el caso de un niño de 15 años que, inspirado en una película, deliberadamente se inyectó mercurio por vía subcutánea en el antebrazo, lo que provocó la formación de una úlcera que no cicatrizó», indica el informe.

Para su atención, fue sometido a un procedimiento quirúrgico para tratar la úlcera y disminuir los niveles de mercurio en la sangre y orina. Debido a que el adolescente no sufrió intoxicación por el metal, los médicos calificaron el caso como no grave, pues se trató de una inyección subcutánea.

Esta no es la primera vez que el joven intenta hacer algo parecido, pues en ocasiones anteriores ya había intentado convertirse en un superhéroe diferente.

«Curiosamente, tenía un historial de múltiples picaduras de arañas para simular a Spiderman», indicó el reporte.

El adolescente fue analizado psiquiátricamente, sin embargo, no le fue identificado ningún problema mental, además, cuenta con un coeficiente intelectual normal. Tras su alta, el paciente tuvo un seguimiento regular en donde no se detectaron  signos de absorción sistémica.

De acuerdo con el informe médico, la inyección subcutánea intencional de mercurio por parte de niños mentalmente sanos es rara. Por lo general, se ve como parte de un intento de suicidio en pacientes gravemente deprimidos o por los atletas para mejorar su rendimiento.

Por Redaccion

Deja un comentario