Millones de pacientes y médicos esperan con ansiedad un medicamento o una vacuna eficaz contra el coronavirus COVID-19. También lo esperan organizaciones criminales que ya han logrado infiltrar en las redes de distribución productos fraudulentos y están listos para falsificar cualquier vacuna.

Es una amenaza real de la que ha advertido este miércoles la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) al presentar los resultados de una investigación sobre el creciente negocio ilegal con fármacos y productos sanitarios falsificados que se viene observando desde el inicio de la pandemia.

“La salud y la vida corren peligro, ya que los delincuentes se aprovechan de la crisis del COVID-19 para sacar provecho de la ansiedad pública y del aumento de la demanda de medicamentos“, señala en un comunicado la directora ejecutiva de la ONUDD, Ghada Waly.

Aunque hasta el momento no hay un fármaco que se haya demostrado eficaz para prevenir o curar el COVID-19, eso no ha obstaculizado el florecimiento de un tráfico ilícito con supuestos productos “mágicos” contra la enfermedad, o la oferta de medicamentos falsos.

Deja un comentario