Alexa Moreno, la aplaudida gimnasta mexicana que llevó esa disciplina a niveles nunca antes vistos, tuvo que sufragar de su bolsa los gastos en instrumentos que le faltaban previo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, según reveló una ejecutiva de la agencia que la representa.

Este dato se da a conocer junto con dos hechos igualmente controvertidos. Por un lado, la revista Forbes revela que Ana Gabriela Guevara, directora general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), extinguió el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar) usado para pagar mil 97 becas vitalicias a medallistas olímpicos.

Por el otro, el resultado del medallero: México se disputa el lugar 75 con Azerbaiyán y Kazajistán. La cosecha ha sido pobre, pese a que la promesa fue ganar 10 medallas y superar la actuación de las Olimpiadas de México en 1968, cuando se ganaron nueve preseas —3 de oro, 3 de plata y 3 de bronce—, y la cual ha sido hasta la fecha la mejor actuación nacional.

Frida Martínez, cofundadora de Athlete Booster, agencia que representa a la gimnasta Alexa Moreno, dio cuenta de uno de los elementos con los que tienen que lidiar los atletas de alto rendimiento: la falta de recursos. En un hilo compartido en su cuenta de Twitter defendió la actuación de Moreno y compartió que la gimnasta tuvo que lidiar con ciertos aspectos.

“Ella se compró con su premio nacional del deporte sus aparatos para poder entrenar a falta de tener los adecuados en México (Urge infraestructura para el alto rendimiento)”, publicó en un primer tuit. En otro añadió: “Se la rifó con todo y que trae una MEGA lesión en el hombro y así entrenó y se la partió por meses para llegar hasta aquí, ahora irremediablemente tendrá que hacer una visita al quirófano”.

La gimnasta Alexa Moreno Medina hizo historia al alcanzar el cuarto lugar de salto de caballo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Moreno Medina consiguió  se convirtió en la segunda gimnasta mexicana en competir en una final olímpica desde Denisse López, en Sídney 2000.

Cuestionada en entrevista sobre los gastos que tuvo que cubrir por su cuenta la atleta mexicana y si han tenido acercamiento son las autoridades sobre este tema, Martínez dijo que eso no se podía dar a conocer por tratarse de “datos más privados de Alexa”.

Martínez precisó además en Twitter que el costo anual para que un atleta de alto rendimiento compita un año a nivel mundial va de uno a cuatro millones de pesos y contempla “comida, renta, transporte, equipos de entrenamiento que se requieran, equipos multidisciplinarios (nutriólogos, fisioterapeutas, psicólogos, entrenadores) sus viáticos para asistir a competencias nacionales e internacionales”.

“Los principales patrocinadores que permiten que nuestros atletas estén en donde están son los padres de familia y círculo cercano. Gracias a dios cada día más sponsors se suman a su causa y aligeran la carga”, señaló.

Respecto a si esta era la situación de Moreno, Martínez dijo que se refería al deporte de alto rendimiento mexicano en general.

Por Redaccion

Deja un comentario