El presidente Andrés Manuel López Obrador ha asegurado en los últimos días que su gobierno no se opondrá a que las empresas privadas puedan importar la vacuna de COVID-19 para venderla en el país, pero que es responsabilidad del gobierno garantizar que sea ‘universal y gratuita’ para los mexicanos, debido a que es un derecho. ‘Si hay empresas que quieran comprar la vacuna en el extranjero, nosotros no tenemos ningún impedimento para que se venda la vacuna’, dijo el presidente en un videomensaje que compartió en redes sociales este domingo.

Nosotros lo que sí estamos haciendo es comprando toda la vacuna que se necesita para garantizar que a nadie le falta y que sea gratuita, nada más que en su momento, no porque ‘yo tengo dinero, yo voy a vacunarme primero o yo soy político, soy influyente’, no, así no, la vacuna es para todos’, agregó.

En su conferencia de prensa matutina, señaló que ‘es cosa’ de que exista la vacuna en el mercado mundial porque ‘no hay todavía una producción suficiente’ y recordó que tiene que ser autorizada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), agencia sanitaria en México encargada de dar autorización de medicamentos e insumos para la salud.

Expertos en salud pública han recordado que para que la vacuna se pueda adquirir por empresas privadas para su comercialización, se requiere el aval de Cofepris, ya que hasta el momento solo se ha autorizado para emergencia, al igual que en otros países, y no ha habido ningún laboratorio que haya solicitado permiso aún.

El mandatario federal dio a conocer el avance de la aplicación de las primeras vacunas del laboratorio de Pfizer que comenzaron a arribar al país este 24 de diciembre y cuyas primeras dosis ya son aplicadas en la Ciudad de México. El presidente recordó que el plan de vacunación contempla la cobertura del personal de salud y de adultos mayores de 60 años, en primer lugar. Los maestros y personas con enfermedades crónicas como obesidad, diabetes e hipertensión también formarán parte de los primeros grupos prioritarios en ser vacunados, expresó.

López Obrador resaltó que en una primera fase, el gobierno federal tiene disponibles 32,000 millones de pesos disponibles para la compra de las vacunas y que la aplicación de las vacunas será universal. ‘Lo único que se va a cuidar es que no haya influyentismo y que se respete el programa’, agregó. El control sobre la compra de las vacunas ha sido criticado por los 10 gobernadores que integran la Alianza Federalista, que han manifestado su intención de comprarlas y que reclaman que el gobierno federal no los ha hecho participes del plan, aunque el estado de Coahuila –cuyo gobernador forma parte de este grupo– será uno de los que primeros junto a la Ciudad de México en los que se vacunará al personal médico.

Desde la oposición se ha alertado que se debe evitar un uso político de la vacuna, pues será el próximo año cuando entre de lleno el proceso electoral más grande de México, en el que el gobierno federal se juega la mayoría en el Congreso de la Unión que le ha permitido al presidente y a Morena empujar sus reformas.

Este domingo, el líder nacional del PAN, Marko Cortés, dijo que es inaudito que mientras existe oferta internacional suficiente de las vacunas, el personal médico y los mexicanos siguen desprotegidos. El reclamo viene luego de que el gobierno de López Obrador anunciara en días pasados que llegarían 125,000 dosis, que servirían para vacunar a 62,500 integrantes del personal médico debido a que se necesitan dos aplicaciones. “O Pfizer no cumplió lo ofrecido o el gobierno miente otra vez acerca de las metas. Las primeras dosis que llegaron a México solo sirvieron para 1,500 de los 750 mil médicos y enfermeras.

En un segundo embarque llegaron 42,900 dosis con lo que alcanza para poco más de 20 mil personas, por lo que en los hechos el personal médico y los más vulnerables seguirán desprotegidos por el gobierno federal”, expuso en un comunicado el líder nacional del partido albiazul. Ante ello, Cortés llamó al gobierno a permitir que los gobernadores pueda comprar y aplicar las vacunas.

“Le pedimos al gobierno morenista que transparente cómo será la distribución de las vacunas entre la población más vulnerable de los estados. Todavía estamos a tiempo de evitar más dolor y más muertes. Nuestros gobiernos están preparados y tienen los recursos económicos para comprar y aplicar las vacunas en sus estados. Entre más colaboración haya, más pronto saldremos de la crisis sanitaria”, insistió.

Deja un comentario