El presidente Andrés Manuel López Obrador abrió paréntesis en su conferencia matutina, dejó la investidura y mandó “al carajo” a los oportunistas, además de criticar a su propio partido manifestando que “es mucho pueblo para tan poco dirigente”.

“Ya al carajo con el oportunismo con la antigua forma de hacer política”, reiteró el mandatario.

“Es la práctica antigua de hacer política, que el político se reúne con político, desayuna con político, come con político, cena con político y la política es una especie de relaciones públicas, ya no… eso era antes ahora o se toma en cuenta el pueblo o no se va a lograr nada”, criticó.

Además invitó a los jóvenes a hacer política pero con principios, con mística, con entrega y amor al pueblo, que se conmuevan ante el sufrimiento, dolor y humillación del pueblo.

 

Si es por afán individualista no tiene caso, no tiene sentido, no va a tener éxito nada de eso, me llama la atención que lo voy a decir por esta ocasión, dejo la investidura, anunció.

Llegan los dirigentes de Morena, de mi partido aunque yo tengo licencia porque soy presidente, no sé cuánto tiempo sin resolver lo de la dirigencia, como más de un año y enfrascados en pleito”, manifestó.

Y se hacen las encuestas y se le pregunta a la gente si fuesen las elecciones por qué partidos votarías y ese partido está hasta arriba, o sea, es mucho pueblo para tan poco dirigente, con todo respeto, externo.

 

 

fuente: el imparcial

Deja un comentario