El presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó que su gobierno no ha podido acabar por completo con la corrupción.

López Obrador aseveró que a su llegada el gobierno federal estaba podrido, “en todo había corrupción”.

“No hay corrupción arriba, pero no vemos podido acabar con el bandidaje oficial. Arriba y puedo sacar el pañuelito blanco (lo agita), pero no terminamos de limpiar”, refirió.

“Estamos limpiando de arriba para abajo, estaba podrido el gobierno, en todo había corrupción: en los contratos en obras, las compras, los sobreprecios, los lujos, en todo, y esa es la tarea principal acabar con la corrupción”, argumentó.

El jefe del Ejecutivo federal apuntó que espera que el combate a la corrupción llegue a estados y municipios.

“Por lo que a nosotros nos corresponde estoy seguro que se va a erradicar por completo, pero queremos que el ejemplo llegue a estados y municipios”, señaló.

Aseguró que esto se logra “si se da el ejemplo arriba”, pues, si el presidente es corrupto, todos van a tener ese mal ejemplo.

“Si el presidente es honesto es distinto, porque la corrupción no se da de abajo hacia arriba, se fomenta de arriba para abajo”, expresó.

Deja un comentario