En el segundo capítulo de su serie especial por lo que calificó “acusaciones en su contra”, Ricardo Anaya exhibió las presuntas mentiras del presidente Andrés Manuel López Obrador en el caso Odebrecht.

«>

Afirmó haber revisado el caso contra la constructora brasileña que se persiguió en Estados Unidos y por el que se condenó a la firma a pagar 3.5 billones de dólares.

El pago de 10 millones de dólares en sobornos a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, se investigó en EE.UU. por haber sido utilizadas cuentas bancarias en dicho país.

Sin embargo, los motivos para el soborno han resultado distintos en ambos países.

Anaya detalla que mientras las conclusiones de EE.UU. son “muy lógicas”, en México “armaron un Frankenstein” para acabar en “un cuento totalmente absurdo”.

La Fiscalía General de la República (FGR) sostiene que Odebrecht dio 10 millones de dólares a Emilio Lozoya para pagar sobornos, entre ellos a Ricardo Anaya, y con ellos asegurar la aprobación de la Reforma Energética en 2013.

Pero las investigaciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos resolvieron que la constructora brasileña sobornó a Lozoya Austin con 10.5 millones de dólares para obtener licitaciones de obras públicas.

Las autoridades estadounidenses tomaron como prueba la confesión del exdirector de Odebrecht, Luis Alberto de Meneses Weyll, en la que afirma que pagaron 4 millones de dólares a Emilio Lozoya como adelanto y previo a las elecciones en las que Enrique Peña Nieto ganó la Presidencia de México.

Una vez que Peña Nieto resultó electo y Emilio Lozoya fue nombrado director de Pemex la firma brasileña le pagó otros 6 millones de dólares.

El objetivo fue que el Gobierno de México adjudicara la ampliación de la refinería de Tula, Hidalgo, a Odebrecht, contrato que se firmó por más de mil 436 millones de pesos.

Ricardo Anaya condenó que hasta el momento las investigaciones en México por el caso Odebrecht no hayan llegado más que a un “pacto perverso” entre Emilio Lozoya y el presidente López Obrador, pues “no se ha recuperado un solo peso”.

Acusó que lo que en realidad quiere López Obrador es “hacer una carambola de tres bandas”: reforzar su discurso contra la Reforma Energética, “aparentar” que lucha contra la corrupción y meter a la cárcel a sus adversarios políticos.

No hay ni un solo proceso concluido, pero a mí me quiere cargar el muertito y meterme 30 años a la cárcel”, condenó.

Por Redaccion

Deja un comentario