Contrario a otras Ligas del mundo como la Premier, donde ya se volvió una tradición que los jugadores y árbitro se arrodillen en protesta contra el racismo, en la Liga MX no habían ocurrido actos de este tipo.

Sin embargo, el árbitro Adalid Maganda fue el primero en unirse al movimiento Black Lives Matter al arrodillarse previo al inicio del partido Cruz Azul ante Toluca, el cual formó parte de la segunda jornada de Fase de Grupos de la Copa por México.

Aunque la protesta llevada a cabo este 8 de julio apenas duró unos segundos, sin duda siempre será legítimo realizar esta clase de actos que abonan a la visibilización de un problema tan severo como lo es el racismo.

Asimismo, la protesta hecha por Adalid Maganda se tornó todavía más simbólica debido a que en 2018 aseguró que fue despedido de la Comisión de Arbitraje tras presuntamente ser discriminado.

Y es que reveló haber recibido un trato racista por parte de Arturo Brizio, presidente del citado organismo, así como de sus entonces asesores Jorge Eduardo Gasso y Julio Escobar. Cabe señalar que el caso incluso llegó hasta el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), pues ahí puso una denuncia formal.

Aunado a lo anterior, inició una huelga de hambre con el fin de ser reinstalado. Finalmente, la Federación Mexicana de Futbol lo recibió y fue de nueva cuenta incorporado a sus funciones luego de superar los exámenes físicos, los cuales, según Arturo Brizio, no había pasado con antelación, motivo por el cual, dijo el líder de los árbitros, fue separado originalmente.

“>

 

Deja un comentario