Tienes una opción: ser alguien que está vivo, o alguien que está viviendo. Tomar riesgos nos pone en la categoría de los vivos ¿Quieres que algo increíble suceda hoy? Provócalo saliéndote de tu normalidad. Haz, di o sé algo, que no encaje con tu forma normal de existir.
Que cómodo se vive en lo obscurito, bajo un techito, sin que te queme el sol, llevándotela tranquila, sin tomar riesgos, que otros se arriesguen, que otros luchen y si ganan, me les pego y grito que siempre los apoyé y si pierden, seré el primero en lapidarlos, esa es una actitud de la media de la población de prácticamente todos los países latinoamericanos, no lo sé, sería cosa de hacer un estudio profundo de toda la serie de variables que se tuvieron que conjuntar para crear a sociedades de este tipo, veo a descendientes de inmigrantes con grandes cargas emocionales, no son extranjeros, no son nacionales, y no acaban de saber que son, creen que son el resultado de las acciones de sus ancestros y yo creo que son el resultado de sus propias acciones.
Cuando no te arriesgas, dejas de vivir, tus días son monótonos, tristes, y tus opiniones son el reflejo de tu alma, sale a la luz la verdadera carga que acumulas, te concentras en ti, en tu Ego inflamado, todo te molesta, todo te agravia, todos te traicionan y te sientes desdichado y abandonado, aunque estés rodeado de verdaderos amigos que te aman, y acabas corriéndolos de tu lado, puesto que tu alma se atormentó tanto que ya ni tú mismo te soportas.
Es el momento de salir de ese Ego que te atrapó y hacer algo diferente, trabajar en bien de la humanidad, cambiar tu actitud, ser otro, reconstruirte, aprender a aprender algo diferente, desaprender lo aprendido que te lastima, volver a ser niño y explorar nuevos caminos llevados de tu imaginación, de otra manera, te espera la más terrible de las muertes, LA MUERTE EN SOLEDAD.
Coach Hiram Abiff

Deja un comentario